Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 21 Octubre, 2016

¡Los Indios de Cleveland a la Serie Mundial!

Mi adicción a La Tribu es enfermiza; tengo varias temporadas de verlos jugar todos los días, aparte de verlos en acción en vivo en diferentes escenarios de Estados Unidos como Texas, San Diego y desde luego Nueva York, ciudad a la que un grupo de amigos viajamos religiosamente desde hace muchos años a ver la serie contra los Yankees.

De manera que a los Indios, Tano se los sabe de memoria y desde luego que llevo ventaja a la hora de analizar sus posibilidades en la postemporada.



De 16 analistas de ESPN, especialistas en el béisbol profesional de Estados Unidos, solo dos le dieron chance a la Tribu de eliminar a los Medias Rojas de Boston en la serie divisional. Puede que llevaran razón; entre Papi Ortiz y Dustin Pedroia ganan más dólares que toda la nómina de los Indios junta.

Figúrense que entre Francisco Lindor y José Ramírez los dos jóvenes bateadores de los Indios que conectaron para más de .300 esta temporada, no suman $1.100.000 de salario por campaña.

Cleveland es un club de mercado pequeño, pero ya había dado señales fuertes de que estaba para algo grande. En la temporada 2014 ganó uno de los comodines y al año siguiente su cuerpo de lanzadores formado por Kluber, Carrasco, Salazar, Bauer y Tomlin rompió el récord de ponches en la Liga Americana. Además, el jardinero Michael Brantley quedó tercero como jugador más valioso de la temporada. Con Terry Francona como “manager”, La Tribu suma cuatro temporadas con promedio ganador, más de .500 al final de la campaña.

En todo caso y combinando lógica con desconocimiento del equipo, nadie dio un centavo por Cleveland en postemporada, de manera que se quedaron con la boca abierta y sorprendidos, cuando los Indios barrieron a los Medias Rojas en tres partidos, echándole a perder el retiro a David Ortiz y luego en la serie de campeonato borraron del mapa a los poderosos Azulejos de Toronto en solo cinco juegos. Gran mérito de Francona y sus pupilos ha sido llegar al clásico de otoño, sin Brantley que solo jugó 11 partidos; sin el receptor titular Yan Gómez lesionado toda la segunda parte de temporada y sin dos de sus lanzadores estelares, Carrasco y Salazar, más Bauer que se cortó un dedo y tuvo que abandonar su juego ante Toronto.

Ahora los Indios están a la espera de su rival en la Serie Mundial, Cachorros o Dodgers, empatados 2-2 al cierre de edición.