Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 08 agosto, 2009




Hemos escrito en diversas ocasiones que el fútbol de Honduras es mejor que el de Costa Rica, a pesar de varios resultados que en los últimos años han favorecido a los representativos nacionales.
Esta corriente de opinión cada vez es menor; la presencia del fútbol nacional en los dos últimos Mundiales, donde los catrachos han estado ausentes y desde luego resultados interselecciones y clubes de los dos países, más favorables hacia los nuestros, hacen que cada vez sean más los seguidores del fútbol criollo que consideran nuestro balompié mejor que el catracho.
O, menos malo como dirían los negativos.
Ahora, esta opinión, nada tiene que ver, ni es producto del escandaloso resultado de Liberia Mía ante el Real España, vergüenza del fútbol nacional, sino que se engendra a la hora de analizar decenas de decenas de partidos desde los años 60, o sea, casi medio siglo, entre futbolistas y equipos costarricenses y sus homólogos hondureños.
El jugador catracho es más potente, más veloz, más dinámico que el tico, el futbolista de Honduras juega con hambre, porque nació y se desarrolló en un ambiente con muchas más limitaciones de todo tipo: sociales, económicas, culturales y políticas que el nuestro. El futbolista costarricense sí les gana en un aspecto: la técnica.
Una prueba de lo que afirmamos se reafirma si repasamos la lista de los legionarios de la selección de Honduras y sus clubes de origen, con los de Costa Rica.
En qué ligas y con qué equipos juegan los seleccionados hondureños convocados para el partido del próximo miércoles y donde lo hacen los ticos.
Si montamos sobre esta tarima, que repetimos, poco comparten los aficionados y fanáticos del fútbol nacional, el humillante 6-0 del Real España al campeón nacional, de cara al juego eliminatorio entre Honduras y Costa Rica de la próxima semana, no hay más remedio que reconocer que puede afectar y resultar determinante para la de por sí dificilísima confrontación de los discípulos de Rodrigo Kenton.
Nadie puede tapar el sol con un dedo y resulta muy grave, que prácticamente el 90% de la defensa titular de Costa Rica para el juego contra Honduras, haya naufragado y se haya hundido de forma tan estrepitosa con el uniforme liberiano.
No sabemos qué va a hacer, qué va a ordenar o qué va a cambiar Kenton para este compromiso; esconder o excluir en estas pocas horas previas al juego a Wallace, Umaña, Fernández y Sirias es sumamente riesgoso. Dejarlos de titulares también. El estratega está en un dilema.
Entonces, para quienes decimos que Honduras es mejor que Costa Rica y con este 6-0 humillante metido hoy en el alma, quizá sea confortable “presupuestar” al mejor estilo de “Guima”, una derrota en San Pedro Sula; aplaudir si se saca un empate y amarrar la clasificación a Sudáfrica en otros escenarios, básicamente el Ricardo Saprissa donde recibiremos a México y Trinidad.

[email protected]