Logo La República

Sábado, 17 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 05 junio, 2009




¡Qué diferente resulta todo cuando se juega así!
Alvaro Saborío es el mejor centro delantero del mundo; Freddy Fernández y Michael Umaña son rapidísimos; Rolando Fonseca no hizo falta; el arbitraje del trinitario Neal Brizan cargado a favor de los estadounidenses fue perfecto y a Rodrigo Kenton solo le faltó una corbata delgada y negra para parecerse a Pep Guardiola.
Iniesta y Xavi son un par de aprendices a la par de Esteban Sirias y Bryan Ruiz y nadie, absolutamente nadie tuvo la culpa de la victoria.
El 3-1 tan convincente a favor de Costa Rica y la rica presentación de la tricolor, repleta de ingredientes que conforman los fundamentos del juego del fútbol, debe ser una lección práctica y moderna a quienes gustan justificar pobres desempeños y derrotas, en factores externos al buen desempeño de un equipo.
Cuando se juega como jugó Costa Rica; un partido de ensueño y cuando se gana, como ganó Costa Rica, dueña absoluta del encuentro desde el minuto uno hasta el 90, no hay árbitro en el mundo que pueda impedir la victoria.
Ayer hablamos del ejemplar comportamiento de Alvaro Saborío en el instante que anotó el gol; no dudamos en olfatear la mano de Germán Retana en la conducta del artillero; el comportamiento táctico de la tricolor en este encuentro específico ante el coloso del Norte, retrata las horas de trabajo del cuerpo técnico con uno de sus más connotados consejeros: Carlos Watson.
Solo un trabajo previo de muchas sesiones teóricas y prácticas, pueden derivar en la alineación como titulares de figuras como Andy Herron y Esteban Sirias que, es seguro, no estaban en las listas de más de 3 millones de entrenadores costarricenses.
Este par de ases de oro, más valiosos que los corazones rojo y negro y los tréboles en el juego del póker, marcaron la diferencia en una alineación que se vislumbraba distinta. Ojo que Kenton le copia a Ronald Mora las funciones de Herron en Herediano y a Gayhardy el trabajo de Sirias en Liberia Mía.
Por algo y para algo están siempre Rodrigo, Victorino y Arnáez en todos los estadios. Nada de esto sucedía con el antecesor, de ahí los nuevos resultados y las buenas presentaciones.
Ahora, es lógico que dos goles en 13 minutos animan a cualquiera; máxime a futbolistas de bastante calidad técnica que se exceden en sus bondades cuando juegan “montados”. Costa Rica jugó montada, suceso que ni por asomo se dio contra El Salvador. Además, qué flojo, pero qué flojo Estados Unidos; desencanchados, gordos, hasta mal uniformados, tiesos, sin reacción.
Jamás había visto una Selección Nacional de Estados Unidos tan limitada y tan mal presentada en todos los aspectos como esta.
Entonces, por descuidada, bien goleada que estuvo.

[email protected]