Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 18 Mayo, 2009



¡Eliminado el Deportivo Saprissa!
Eso sí que es noticia dentro del marco del rutinario campeonato nacional de fútbol; hace casi tres temporadas que no se da: cinco torneos cortos dominados por los morados, todo un imperio futbolístico que ayer concluyó.
Démosles valor a las lágrimas que derramó Jeaustin Campos en el terreno de juego y sentido a las leales manifestaciones de Walter Centeno, reconociendo los méritos del contrario.
Hubo grandeza de los campeones en la derrota, salvo contadísimas excepciones que siguieron hablando de apelaciones y otros menesteres.
Los jugadores del Saprissa entraron a la cancha con un lazo negro en sus brazos; no hubo muertos morados durante la semana; la funeraria de don Jorge Alarcón no vendió un solo ataúd. ¿Por qué la cinta negra?
¡Luto por el fútbol nacional!
La apelación de la dirigencia liberiana por la suspensión de tres de sus futbolistas revolucionó el entorno y fue el tema del fin de semana. En lo personal, no nos pareció el proceder de los administrativos guanacastecos, pero como dijeron por ahí, las leyes están para cumplirlas y para romperlas.
Jugaron los “tarjeteados”, Liberia Mía cambió de actitud; su técnico Alain Gayhardy planificó una buena estrategia; su nómina es de respeto, lo escribimos la semana pasada horas antes del juego de ida en la pampa, que hombre por hombre tienen mejor cuadro que los morados y finalmente ayer en el Ricardo Saprissa todo se les dio.
Metieron un gol gracias a la inteligencia de Esteban Sirias, un defensor que uno no se explica cómo los directivos del Alajuelense lo dejaron ir; excelente la maniobra para eludir la barrida de Bryan Oviedo y cómo siguió la acción después del rechazo de Keylor Navas y finalmente no funcionó la “Saprihora” por obra y gracia del Espíritu Santo, porque esta vez los tiros libres del Paté, pasaron silbando los tres palos que defendió en forma extraordinaria Alvaro Mesén, sin que le pegaran en la nariz o la oreja izquierda a alguno de sus compañeros de club.
Liberia Mía fue una formación ordenada y equilibrada; cuenta con un plantel de respeto, con futbolistas con muchas horas de juego; seleccionados nacionales varios de ellos, de manera que en alguna ocasión tenía que darse un partido en que la acción no favoreciera al Saprissa, sino a su rival y esa tarde llegó.
En el otro frente, un gol de Andy Herron quien cazó en jugada de billar un tiro de esquina, fue suficiente para que Brujas se olvidara de todo lo bueno que hizo en la primera parte y se rindió frustrado e impotente ante un Herediano que pareció estar contra las cuerdas, tras el gol tempranero de Randy Cubero.
Gran segundo tiempo de los discípulos de Ronald Mora, contra un rival que se deshizo como castillo en arena, mostrando una debilidad mental no propia de futbolistas profesionales y bien pagados.

[email protected]