Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 28 abril, 2009




Por razones básicamente geográficas y de horarios de trabajo, ha sido difícil esta temporada ver en vivo, personalmente y a todo color a equipos que tienen su sede lejos de la Meseta Central: Ramonense es uno de ellos.
Sus éxitos los hemos seguido y admirado de largo, pero tanto va el cántaro al agua que al final se rompe y eso se dio. El domingo los vimos jugar contra Brujas en el Cuty Monge y la pura verdad que me sorprendieron.
El equipo está muy bien estructurado y vamos a analizarlo de acuerdo a la formación de ese día, que ha sido una de las nóminas titulares.
El portero Carlos Díaz es un consagrado del fútbol criollo; desde que debutó con Cartaginés mostró condiciones de un Supermán del marco, como lo bautizó nuestro colega Eduardo Baldares. Maduro, seguro, experimentado, es garantía debajo de los tres palos y en Ramonense no es excepción.
Habíamos oído hablar mucho y muy bien del carrilero por la derecha, Ignacio Quesada; contra Brujas tuvo un partido flojo pero se le notan sus condiciones.
Quedamos gratamente sorprendidos de los tres centrales: Lee Zapata, Raymond Fernández y Erick Sánchez y sobre todo del segundo que jugó de líbero; este Raymond es una promesa del fútbol nacional, porque es alto y liviano pero fuerte; se desplaza muy bien y mete pierna; cuenta con un biotipo ideal para su posición.
En el Torneo de Invierno pasado, hablamos bellezas de los tres centrales sancarleños, Edder Munguío, Carlos Picado y Luis Peña y luego como que se desinflaron; ojalá no suceda igual con los moncheños.
Nuestro admirado José Pablo Fonseca continúa con su pasmosa regularidad que lo hace líder y capitán en los clubes que defiende. Lo vimos jugar, fajándose con Try Bennett y Paolo Jiménez igual que en sus años mozos en el Saprissa.
Similar suceso con Rodrigo Cordero, un joven veterano que a base de colmillo, porque no es futbolista veloz, hace fácil una posición muy difícil como es la de volante de marca. “Rocky” sigue siendo uno de los mejores candados del fútbol nacional y se lució controlando a control remoto a Josimar Arias, bastante limitado en ese partido.
Al lado de Cordero, un mediocampista táctico espectacular: Jorge Davis, que nos hizo recordar en sus inteligentes movimientos dentro del campo, al inolvidable José Manuel “Chinimba” Rojas, hoy avanzado estudiante de matemática en la UNED.
La fantasía de los poetas recae en Warren Granados, quien toma la bola y la sostiene con picardía para montar el contra ataque al que se suman Quesada, Davis y Petroni para unirse al atacante solitario, Alejandro Sequeira y sumar piernas en ofensiva.
Marco Octavio Cerqueira es el arquitecto de una oncena que sabe lo que hace; conoce a lo que juega; tiene un sistema; un planteamiento ordenado, de ahí que tras verlos jugar un partido completo, no sorprende lo que hicieron durante la temporada.

[email protected]