Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 2 Marzo, 2009

NOTA TANO


El salto más determinante de la jornada del fútbol mayor lo dio la Universidad de Costa Rica, después de derrotar como lo presintió el viernes su técnico Johnny Chávez, a Liga Deportiva Alajuelense que sigue de capa caída.
El vital triunfo celeste, combinado con la infantil derrota 0-1 de Carmelita ante Herediano, traspié amarrado a una falta innecesaria de su veterano líder defensivo Alejandro González sobre el colombiano Oscar Briceño, le permitió a la Academia alejarse seis puntos en la zona de descenso, distancia que con el transcurso del torneo podría resultar determinante.
Además, con el triunfo la Universidad se colocó solo tres unidades debajo de Ramonense en ese mismo sector caliente cercano al infierno, de manera que la conquista de los estudiantes hay que analizarla por partida doble.
Fue el resultado de la jornada.
La Liga entra a cuidados intensivos con el lastre de que en esa zona hospitalaria no se cuenta con el material básico para sacarla del coma. La nómina rojinegra nos viene resultando como de las más flojitas del campeonato y además, su técnico Marcelo Herrera parece dispuesto a enterrarse con sus jugadores preferidos, desoyendo los clamores de la fanaticada, que pide a gritos otros nombres.
Liberia Mía termina una semana perfecta con tres victorias en fila, todo lo contrario al Alajuelense y desde luego que los canarios se encumbran con esta cosecha de nueve unidades a la cima de la clasificación, porque ahora están solo un punto debajo de los poetas, pero con tres partidos menos. La matemática nos luce contundente a favor del cuadro del galo Alain Garhardy.
Pérez Zeledón, Herediano y el Saprissa se hacen una piña en la cúspide del Grupo B, separados por un punto, con la ventaja para los monarcas de que suman menos partidos celebrados, lo que les abre un margen de maniobra favorable.
Los tres ganaron el fin de semana; los guerreros convincentemente ante unos tiburones que se han quedado sin cordales en las últimas fechas; los morados frente a unos toros demasiado enconchados atrás y los florenses agarrados al remate de penal de Andy Herron, que José Francisco Porras lo pudo devolver con su lengua, si se queda parado en el centro del marco.
Estuvimos ayer en el Cuty Monge mirando a un Cartaginés heroico, defendiéndose como gato patas p’arriba con un hombre menos, frente a un Brujas ansioso, impetuoso, mentalmente bloqueado, desesperado por ganar su primer partido del Verano y desde luego, enclochado.
Juan Luis Hernández amarró un punto vital en territorio complicado, lo que permite a los brumosos navegar en los mares tranquilos de la cúspide, mientras los hechiceros siguen sin hallar la ruta que los saque del atolladero, más que futbolístico: mental.

[email protected]