Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 9 Febrero, 2009

NOTA TANO

Los grandes atractivos del Torneo de Verano han sido acaparados por el Grupo A, gracias al notable desempeño de Puntarenas y Ramonense, secundados por un Carmelita dispuesto a no viajar a la segunda división, ruta que desea endosársela a la Universidad de Costa Rica.
Sin tomar en cuenta las irregularidades del campeonato en cuanto a su horario, derivadas de la participación de la Selección Nacional en la hexagonal, cualquiera diría que la clasificación de ese Grupo A está al revés, pues están en la parte alta de la tabla Puntarenas, Ramonense y Carmelita y en la parte inferior, Alajuelense, Brujas y Liberia, cuando, se supone, debería ser a la inversa.
Estamos claros que los liberianos aún no debutan en el torneo y nadie sabe dentro del subdesarrollado fútbol nacional, en qué momento se irán a poner al día con cinco fechas de rezago.
Esto de suspender partidos por los juegos de la Sele es una alcahuetería cuando es mínimo el aporte; vemos cómo en México se juega el campeonato parejo y ningún club suspende sus partidos por aportar jugadores a la Tri.
Claro, es diferente que un club sea la base de una selección, con cinco o más futbolistas en el equipo nacional. Ese sí merece una consideración, pero el caso, por ejemplo de los liberianos, con la nómina que tienen es discutible, sobre todo por la suspensión que pidieron a la hora de la UNCAF, reclamando a Leo González como su tercer jugador, cuando ni siquiera conocía el vestidor de su estadio.
Repasen que Leo pasó de Herediano a la Sele y de aquí a un equipo ruso y no sabe lo que es aún una noche con luna liberiana. Con los fichajes que hizo Liberia, le es fácil sustituir a Umaña, Sunsing y Mambo Núñez, pero, en fin, reglamento es reglamento y ahí está el equipo sin jugar, con cinco partidos menos que los punteros.
El par de directores técnicos extranjeros que se incorporaron al desarrollo del campeonato nacional, el brasileño Marco Octavio de Cerqueira y el mexicano Rafael Bautista Arenas, les inyectaron un nuevo rostro a Ramonense y Puntarenas respectivamente y lo que respaldamos de su trabajo a distancia, pues no estamos en sus entornos, es que a la hora de revisar las formaciones de sus equipos, notamos variantes interesantes en algunos de sus jugadores.
Por ejemplo, ayer fue todo un suceso mirar a André Petroni por el carril izquierdo defensivo de los poetas, cuando habitualmente ha sido un medio de llegada, sin éxito en la Liga y San Carlos y también, Ricardo “Sardinita” García se está robando el show como carrilero derecho del Puerto, una posición no habitada por el rubio en temporadas anteriores.
Hay buena lectura de la nómina y de los partidos de parte de este par de entrenadores, a los que se suma en ese grupo un Ronald Gómez al que le suena la flauta en Carmelita, pues cazó ocho puntos en cinco partidos, magnífica cosecha.

gpandolfo@larepublica.net