Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 15 Diciembre, 2008

NOTA TANO

Deportivo Saprissa y Liga Deportiva Alajuelense.
¡Van a jugar la final!
En Guatemala, Municipal y Comunicaciones.
¡Van a jugar la final!
Ni modo.
O de verdad son muy grandes y algunos no nos hemos dado cuenta o no hay forma de que los rivales de turno asuman ese rol.
Era evidente que Pérez Zeledón firmó la sentencia de muerte con su empate en casa; sin embargo, ayer en Tibás por un breve instante logró respirar. Dejó a miles de miles de morados con el corazón en sus manos y comiéndose las uñas, solo que por un ratito.
El 2-0 a favor de los morados parecía contundente; el rival jugaba con un hombre menos gracias a una obra de teatro de Walter Centeno digna de un Oscar a la mejor actuación.
Dios nos libre si al Paté lo conecta de verdad Manny Pacquiao (le cuentan 30).
El 8 del Saprissa le pone la mano a Keylor Quesada y este responde con acción similar solo que un poco más agresiva. Walter cae a la lona pero el árbitro pone K.O. al guerrero y Pérez se queda con diez.
Al rato recibe dos goles y la balanza se vuelca de color local; en el receso los anfitriones se durmieron; como que no se refrescaron en las duchas y entonces Pérez Zeledón los madrugó con un par de anotaciones que hicieron estallar… el Morera Soto.
Flor de un día la alegría visitante.
Saprissa reaccionó como rayo y en pocos minutos reordenó las cosas, en mucho por el decepcionante trabajo de los centrales generaleños, Fernández, Salomón y Fallas que dejaron rematar a placer a Borges y Alonso en la nariz de Dexter. Incomprensible que la heroicidad del grupo para empatar 2-2 se eche a perder en segundos, en acciones donde no pesa el factor numérico de tener más jugadores en la cancha. La retaguardia central del equipo de Carlos Restrepo regaló la clasificación, así de fácil.
Y en Alajuela, después del gol de Carlos Acosta en el minuto 24… ¿quién daba un peso por la Liga?
San Carlos manejaba los hilos del partido a su antojo; la serie estaba 3-1 a su favor y tenía enfrente, esta vez sí, a una oncena bien joven.
En la temporada anterior, Pemberton, Myrie, Dawson, Rodríguez, Guzmán y Solórzano no eran titulares en el equipo. Tampoco jugaban los argentinos Sills y Juárez y se había marchado Gabriels, de manera que solo Montero y Herrera eran protagonistas.
Todo estaba puesto para que los toros mataran a los toreros, pero está escrito que en el fútbol costarricense la final es Liga-Saprissa, aunque resten muy pocos minutos para que no se produzca.
Solo faltaban 52 minutos para que San Carlos recibiera al Saprissa en la final, cuando les entró a los norteños la mentalidad de club chico y se derrumbó. En tres minutos el Alajuelense les pasó por encima, les empató el marcador global 3-3 y en la segunda parte los aniquiló.
O metía el gol de la final el grande o el chico y, lo anotó el grande; afectó a los norteños en el cierre el exceso de “estrellitis” de Alvaro Sánchez que dejó ir un par de oportunidades y después el cabezazo de Herrera sumado al infortunio de Peña, decidió.

[email protected]