Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 13 Diciembre, 2008

NOTA TANO


El 1-1 de Pérez Zeledón en su territorio contra el Saprissa no lo favorece prácticamente en nada; es difícil por los antecedentes sobre todo aritméticos, afirmar que la serie sigue abierta, que el partido está empatado y que falta la segunda parte. Lo segundo y lo tercero es cierto, pero lo primero, nada que ver.
Con lo que cuesta derrotar al Saprissa en “La Cueva” y sobre todo en estas instancias, la mayoría siente que los guerreros perdieron la oportunidad de matar en casa y si no pudieron aniquilar al “Monstruo”, mínimo, como lo hizo San Carlos con la Liga, salir con la victoria.
Perfectamente se puede dar una sorpresa en el Ricardo Saprissa, porque como dicen casi siempre los perdedores, la bola es redonda y somos 11 contra 11. Otros agregan con enorme “sabiduría” que en el fútbol se gana, se empata y se pierde. Les toca a los generaleños ganar en sendero minado, una ruta espinosa de la que pocos sobreviven, aunque en pocas ocasiones, algunos aisladamente no salen ni rasguñados.
En Pérez Zeledón, Saprissa dominó la primera parte y en la segunda, después de que los anfitriones lograron la igualada, no tuvieron la capacidad de írseles encima a los visitantes y doblarlos. Por tramos, los espectadores sintieron que los técnicos se la jugaron a prolongar la cosa en Tibás y no se arriesgaron a quedarse sin nada, si ya habían capturado algo.
La filosofía favorece al Saprissa; sacar un punto de visita en serie corta es resultado favorable y si los guerreros decidieron guardar sus flechas para jugar al tiro al blanco en San José, el riesgo es enorme. La serie está servida para el Saprissa.
En la otra llave, solo un partidazo de la Liga lo podrá sacar del hueco en que se encuentra; una anotación bien temprana les haría mucho bien a las huestes de Marcelo Herrera. Sobra decir que si Alajuelense mete un gol en el desayuno del partido, pone su serie igual a como la tiene el Saprissa y entonces sí, jugar en el Morera Soto con las cosas 2-2 desde luego que lo favorecería.
Lo difícil es lograr ese gol tempranero ante una retaguardia tan sólida como la de San Carlos, probada a todo fuego en los últimos episodios del torneo.
Juan Carlos Arguedas demostró actuando de visita contra Brujas y Herediano que no acostumbra defender sus ventajas parciales jugando a la defensiva. Todo lo contrario, los toros gustan de embestir desde el inicio, en casa o de visita, de manera que la retaguardia de la Liga, que no es sólida y va a acusar ausencias importantes como las de Carlos Castro y Cristian Oviedo, tendrá que estar atenta a que los norteños no anoten de primero, porque si no, en Alajuela… apague y vámonos.
Por lo actuado y visto hasta hoy, Saprissa y San Carlos son los favoritos a jugar la final del Invierno.

[email protected]