Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 26 Septiembre, 2008

NOTA TANO


Primer clásico para Marcelo Hugo Herrera.
¿Podrá frenar la racha de victorias de su colega Jeaustin Campos que los gana como si nada?
El último entrenador rojinegro en intentarlo fue Luis Diego Arnáez y no pudo. La Liga pasaba un buen momento con el “Flaco” en la dirección técnica, pero de nuevo el talento de Alonso Solís, la bestia negra de los rojinegros en los últimos clásicos inclinó la balanza a favor de los morados.
El dominio del Saprissa sobre la Liga ha sido aplastante y de estos resultados categóricos, contundentes, continuos es de lo que deben sentirse orgullosos los seguidores del campeón nacional, en lugar de dar saltos de alegría porque una encuesta los señala como la afición más numerosa del país.
¿Qué tiene de emocionante este detalle?
Para lo único que sirve esta información de que en la actualidad hay muchos más seguidores del Saprissa que del Alajuelense, es para que los fanáticos morados “vacilen” a los manudos y nada más. Es un detalle curioso pero intrascendente. En cambio, el dominio totalitario del Saprissa sobre su enconado rival sí trasciende el entorno de los dos clubes y sí golpea el orgullo de los fanáticos rojinegros.
En épocas recientes se acostumbraba ofrecer por los altoparlantes de los estadios, el monto de las recaudaciones en algunos partidos. Siempre me picó la curiosidad por saber por qué los seguidores del equipo anfitrión, aplaudían eufóricos al conocer que a la tesorería del club de sus amores ingresó un buen monto de colones.
¿Por qué se aplauden las recaudaciones?
Está bien que si Saprissa recauda 62 millones, aplauda su dueño, Jorge Vergara. Pero…¿por qué los fanáticos? ¿Reciben acaso parte de la recaudación?
E igual sucede con esto de que hay más saprissistas que alajuelenses. ¡Qué ganan económicamente los aficionados morados con ser mayoría!
Retornando al clásico, nos pareció algo irrespetuosa la frase que provino de las tiendas del Saprissa, en el sentido de que la Liga pagará los platos rotos tras la goleada que recibió el monarca en México.
A pesar de que la estadística es ampliamente favorable al club de Tibás en los últimos clásicos, no dejan de ser un poco soberbias esas palabras, de que se prepare el Alajuelense para convertirse en víctima propicia de los morados, que por lo que afirman, se desquitarán ante el marco de Wardy Alfaro del rosario de goles recibidos ante el Cruz Azul.
Vamos a ver cómo le va al Popeye.
Aunque afirme que contra Saprissa es solo un partido más, esto es de la boca para afuera. En su país un Boca-River nunca fue un partido más. Un clásico en cualquier país del mundo, jamás es un partido más.
En lo personal considero que el par de derrotas del Saprissa en San Carlos y México, no dan ninguna ventaja a los erizos que deberán hacer un esfuerzo sobrehumano para cortar esa racha de triunfos morados en la tradicional confrontación.

[email protected]