Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 17 Septiembre, 2008

NOTA TANO


Marcelo Herrera le dio una buena lectura al primer tiempo del partido de la Liga contra el Cartaginés, que analizamos tácticamente en nuestra nota de ayer.
En el vestuario ordenó las variantes correctas y le dio un giro al partido, por lo menos para empatárselo a los brumosos y confundir la estrategia de Juan Luis.
La Liga no aprovechó en la primera parte el “hombre de más” que tuvo en la cancha, dado el sacrificio de una de sus piezas que ordenó Hernández Fuertes, con la marca personal de Carlos Rodríguez a Jean Carlo Solórzano.
El jugador que “le sobraba” a la Liga estaba por el sector derecho defensivo, donde Juan Ignacio Sills y David Myrie cumplían funciones similares, uno, el argentino, a espaldas del otro.
Cuando Popeye ordena el ingreso de Giancarlo González y juega línea de tres con Montero y Nassar, no solo proyecta ofensivamente a los carrileros, Myrie y Mario Víquez, sino que, en su gran acierto, ubica a Sills como volante central, sustituye a Civit y a Leslie Ramos y confunde las marcas del Cartaginés.
De pronto, Mauricio Montero que marcaba de estampilla a Ramos no lo encuentra y además, le mandaron a Guillermo Guardia a sus espaldas como tercer atacante. Juan Luis reacciona y le ordena a Montero que se atrase a vigilar a Guillermo, lapso en que Alajuelense le empata el partido.
Los rojinegros viven sus mejores momentos y Donny Grant se luce con tres achiques ante ofensivas de Windell Gabriels y entonces vuelve a reaccionar en el banco el estratega brumoso quien hace ingresar a los jóvenes y veloces Rodolfo Gabriels y Albán Gómez básicamente a cortarle las alas a los carrileros locales Myrie y Víquez.
El juego se equilibra y termina empatado; un partido que el Cartaginés tuvo para liquidar en la primera parte después del golazo de Leonardo Madrigal, cuando Bill González y Edmar Figueira dejaron ir dos ocasiones de gol en la boca del marco, pero que también pudo ganar la Liga gracias a acciones carambolísticas en la segunda parte, como lo reconoció su propio entrenador.
Mientras Juan Luis Hernández sea entrenador del Cartaginés, todos sus partidos serán ricos para el análisis técnico, porque el estratega español gusta de repasar guiones de épocas pasadas como la marca hombre a hombre que molesta a los colegas rivales porque mutila y corta el talento de los futbolistas pero rinde dividendos.
Los dos partidos que hemos visto del Cartaginés, contra Saprissa y ante Alajuelense, empatados uno a uno han sido propicios para el comentario técnico y los dos, sinceramente, debió ganarlos el Cartaginés.
De manera que, aunque técnicos sobre todo costarricenses rechazan los planteamientos de Juan Luis, quedan con la tarea pendiente -sin son ellos tan modernos como afirman-, de descifrarlos para los partidos de vuelta.

[email protected]