Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano: Ilusionaría un Wanchope con carta abierta en el Cartaginés

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 27 abril, 2018


Ilusionaría un Wanchope con carta abierta en el Cartaginés

No está claro todavía en qué condiciones llega Paulo César Wanchope a la dirección técnica del Cartaginés.
Por lo que se informa, parece que simple y llanamente la dirigencia del equipo de la Vieja Metrópoli lo escogió como su próximo estratega, como en su momento lo hizo con Javier Delgado, Alexandre Guimaraes, Johnny Chaves, Jeaustin Campos, Adrián Leandro y Gustavo Roverano, entre otros.
Si esto es así, si Wanchope es uno más en la lista de candidatos a dirigir al equipo Azul, escogido por la dirigencia, sin más aportes al club que su recorrido como entrenador, pues simplemente “Chope” se convierte en uno más de una larga lista que desfiló por el Fello Meza sin mayores éxitos y vemos difícil que él lo logre.
Difícil esperar resultados diferentes si se hacen las cosas iguales y nada más se cambió al personaje.
Tano pensó y eso sí que como comunicador lo ilusionaba, que Paulo Wanchope se metía de cabeza en una aventura económica y deportiva en el Cartaginés, en la que trabajaría con supremos poderes en la parte administrativa y futbolística, con una doble función de técnico y gerente deportivo, desde luego que delegando funciones, pero con total libertad de hacer y deshacer en el equipo, luego de inyectar una inversión millonaria en las arcas del club.
Don Paulo César es un hombre inteligente y solvente; su rol de empresario no le va nada mal y su trayectoria futbolística lo respalda, de ahí que pensé que “Chope” arriesgaría dinero y prestigio metiéndose en el Cartaginés en una doble función deportiva y empresarial con carta libre en ambas.
El Club Sport Cartaginés como negocio puede que valga la pena porque tiene un capital que pocos clubes poseen: su leal afición, ansiosa de que el equipo vuelva a ganar para llenar cada fecha el Fello Meza.
Un Wanchope entrenador, con mano libre para hacer fichajes, pulir talentos y venderlos, cancelar deudas y revolucionar todas las arterias del corazón brumoso, desde luego que supervisado por la dirigencia actual o la que siga, estoy seguro de que ilusionaría al fanático azul y el grito de guerra ¡Cartago Vive; Cartago Vive!, resonaría vibrante y fuerte hasta las faldas del Volcán Irazú.
Lo otro no ilusiona tanto: que escuetamente se nos informe que Wanchope sustituye a Roverano y nada más, se convierte en una noticia novedosa pero común y silvestre.
[email protected]