Logo La República

Domingo, 9 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano: Gran juego táctico del Herediano ante Tigres

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 01 marzo, 2018


Gran juego táctico del Herediano ante Tigres

Más de 40 videos de los Tigres analizó el director técnico del Herediano, Jafet Soto, para poder descifrarlo.
Estamos seguros de que Óscar Ramírez y sus asesores, están encerrados en un convento haciendo lo mismo que Jafet, para descifrar el fútbol de Serbia, Brasil y Suiza, nuestros rivales en Rusia.
Después de observar el comportamiento táctico del Herediano en la vuelta contra los felinos, tenemos que aplaudir el trabajo de Jafet, porque desde que arrancó el partido en El Volcán, se vio la mano del estratega en la confrontación.
El Team salió con un planteamiento tipo acordeón: un 4-1-4-1 que le permitió atrincherarse con cierta comodidad, tanta, que Leonel Moreira solo tuvo que intervenir en una oportunidad en toda la primera parte. Esto es meritorio.
Ordain, Brown, Salazar y Vargas formaron una línea de cuatro, pero la novedad de Jafet fue incrustar en las narices de los centrales a Randall Azofeifa, quien fue soltado de la cintura para cerrar el centro de la retaguardia, una zona de ataque que los equipos mexicanos explotan muy bien. En esa parcela fue donde Oribe Peralta destrozó a la defensa del Saprissa y los Tigres gustan de meterse por ahí cuando se juntan Gignac, quien no jugó, Valencia y Vargas.
Cerrado el centro de su retaguardia, Jafet paró otra línea de cuatro delante de Azofeifa, con dos volantes centrales, Granados y Cruz y dos abiertos: Ramírez y Arellano. Los tres primeros se jugaron un partidazo táctico en el primer tiempo. Desentonó Omar. Entre Ordain y Ramírez pudieron bloquear a Zelarayán, pero Arellano no se la veía a Damm, de ahí que Soto tuvo que enviar a Esteban al otro lado para frenar la amenaza.
Yendrick Ruiz fue un volante más.
Herediano tenía que ganar el partido para seguir con vida o empatarlo por más de dos goles. Lo segundo: misión imposible y para buscar lo primero, tenía que evitar goles del anfitrión tempraneros y lo logró.
Lamentablemente, ese gol de los Tigres que no cayó en 45 minutos, entró muy temprano en la segunda parte, apenas en el minuto 3 en una acción relampagueante y fulminante, gestada después de un saque de puerta precipitado de Moreira.
A pesar del golpe, el Team sobrevivió al contraste, arriesgó en ataque con los ingresos de Arrieta y Sánchez; recibió otro gol, descontó y en la búsqueda de un 2-2 que le diera vida, fue liquidado en tiempo de reposición.
Eso sí: murió con las botas puestas.
[email protected]