Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano: Andrea estrenó el programa “Adopte a un atleta”

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 09 agosto, 2018

Andrea Carolina Vargas

Andrea Carolina Vargas estrenó el programa “Adopte a un atleta”

Corría el año 2009 cuando, el entonces Vice Ministro de Deportes, Osvaldo Pandolfo fue invitado a presenciar un torneo nacional de atletismo en el Estadio Ecológico y quedó sorprendido por el potencial que le notó a una atleta adolescente: Andrea Vargas.

El funcionario público consultó con entrenadores de atletismo y dirigentes de esa disciplina, que le confirmaron el enorme futuro que le esperaba a esta juvenil atleta puriscaleña, que dos años antes, con solo once de edad, se convirtió en la primera atleta infantil costarricense en ganar el pentatlón en los CA y del Caribe en El Salvador.

Andrea ya sumaba títulos y medallas en una carrera que inició apenas con cuatro años de edad.

Pandolfo se puso en contacto con la familia de Andrea, quien personalmente le expuso al funcionario las necesidades que tenían de ayuda para seguir en tan prometedora carrera.

Cosas del destino, pocas semanas después visitaron al Vice Ministro Pandolfo unos empresarios, propietarios del restaurante Brad´s Grille en Lindora, interesados en patrocinar a un deportista con proyecciones de éxito.

Se trataba de los señores George y Lynda Bradbury, propietarios del restaurante y algunos socios.

Con la oferta sobre la mesa, don Osvaldo proyectó de inmediato que a la atleta que mejor le servía ese patrocinio era Andrea y fue así que la atleta puriscaleña, hoy medalla de oro en los Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla, se convirtió en la primera deportista costarricense en formar parte del exitoso programa: “Adopte a un atleta”, nueve años atrás.

En el propio restaurante, sus propietarios regalaron a Andrea vestimenta deportiva, zapatos, implementos y una ayuda económica mensual para el desarrollo de su carrera.

Desde luego, los patrocinadores estaban impresionados por los resultados, la proyección internacional y los deseos de superación personal de Andrea y no se equivocaron, pues esta joven se ha bañado en oro en todas las pistas del área desde que era una niña.

Horas después de conquistar la presea dorada en Barranquilla, la mamá y entrenadora de Andrea, doña Dixiana Mena, tuvo la gentileza de comunicarse con don Osvaldo para agradecerle, nueve años después, aquel gesto visionario de un funcionario público quien, como deportista que fue, conoce los sacrificios y limitaciones de los atletas en sus carreras deportivas, urgidas de ayudas públicas y extra gubernamentales.