Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


A los clubes les urge contratar “entrenadores de centros”

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 17 agosto, 2018

Barlon Sequeira, talentoso futbolista, debe aprender a centrar.

A los clubes les urge contratar “entrenadores de centros”

El pasado lunes en un matutino, como parte de una entrevista que le hace un colega a Vladimir Quesada, al final del juego que Saprissa le ganó al Herediano, el periodista le pregunta al técnico morado: “Saprissa lanzó más de 20 centros. ¿Abusaron de eso? ¿Será que la presencia de Tássio en el área, por su estatura, los llevó a eso?”.

Y responde Vladimir: “queríamos un juego de bastantes combinaciones. Sí, sacamos muchos centros y no fuimos precisos. No tiene que ver nada con que Tássio estuviera en el terreno. El juego se dio así; hubiéramos querido otra cosa”.

Lo curioso es que Tássio no jugó en ese partido (¿?).

Y ya que hablamos de los centros que se le hicieron a Tássio, aunque no haya jugado, es hora de que en el fútbol costarricense los clubes contraten a “entrenadores de centros”.

Ya que están imitando a las Grandes Ligas, sepultando la esencia del fútbol espectáculo con una avalancha de numeritos, pues que se decidan los dirigentes a fichar “entrenadores de centros”.

En el béisbol profesional para cada posición hay un “coach”. De “pitcheo”, de primera base, de tercera; “coach” de jardines; “coach” de “bullpen, “coach” de banca, etc., etc.

En el fútbol costarricense solo escuchamos hablar de entrenador de porteros. Los equipos tienen entrenador de porteros.

¿Por qué no contratan un entrenador de centros?

Los futbolistas costarricenses no saben centrar, pisan los costados, tienen a dos o tres compañeros a la espera del servicio para perforar la red, pero el centro les pasa por encima de la “jupa” o por debajo, lejos de sus piernas y el balón va de lado a lado y se pierden las ocasiones de gol.

Esta es una limitante gravísima de nuestro fútbol, retratada como cáncer letal a la hora de los compromisos internacionales.

Reciente ejemplo de esto se dio con el talentoso joven Barlon Sequeira de la Liga, en el juego frente a Carmelita. Hizo lo que quiso con sus marcadores, pero fue incapaz de ponerle el balón a Moya o McDonald para cerrar ocasiones de gol. Repasen el video. Fueron más de cinco oportunidades en las que centró mal y son opciones de gol que se esfuman.

Hay futbolistas retirados como Marvin Obando, por citar solo a uno de muchos, que fueron certeros en el servicio de gol. Se quitaban la marca, corrían la línea y centraban para gol. Deberían ficharlos como maestros, para que enseñen a centrar a los limitados futbolistas de hoy.

[email protected]