Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 18 Enero, 2018

El entorno de la Selección cambió radicalmente

Eso de que ser director técnico es muy sacrificado tiene sus bemoles.
Óscar Ramírez dejó de trabajar en la cancha el 13 de noviembre anterior, un minuto después de que terminó el juego amistoso ante Hungría.


Las vacaciones pagadas fuera del zacate, incluyeron el viaje a Moscú para estar presente en el sorteo del Mundial de Fútbol.
Dos meses sin balón y mirando videos. ¡Dichoso!
Y que conste que no es una crítica al trabajo de don Óscar. Somos férreos defensores de su labor.
Lo ponemos de ejemplo por ser el técnico de la Selección Nacional, pero esos largos periodos sin trabajo práctico y sin competencia, los viven y disfrutan entrenadores de todo el mundo en la mayoría de las disciplinas deportivas.
Cuando escuchamos que a un funcionario bancario o a un magistrado de la Corte, lo suspenden por tres o seis meses con goce de salario, al unísono decimos: ¡Qué rico!
Bueno, todo el cuerpo técnico de la Selección Nacional suma más de dos meses sin entrenamientos, convocatorias, miniciclos o juegos amistosos y también reciben su salario, detalles que guardan cierta similitud.
Sería estúpido considerar que a los directores técnicos y sus asistentes, solo se les debe pagar cuando sus dirigidos entrenan y compiten. Esta barrabasada no cabe y si tocamos el tema de estas “vacaciones pagadas” al Macho, es porque pronto va a tener que trabajar horas extras y sufrir momentos estresantes a la hora de convocar el equipo definitivo que irá al Mundial.
Se avecina tormenta con Pemberton lesionado; Gamboa sin acción; Duarte apenas recuperándose; Oviedo peleando el descenso; la MLS parada; Celso en zona de descenso; Bryan suplente; Campbell fuera de acción.
Los legionarios que regresaron a tierra para jugar el Clausura, apenas asoman la nariz en competencia y, lo más delicado para el “Macho”, vendrá pronto cuanto tenga que sopesar el alza en el juego de varios futbolistas que después del partido ante Hungría, estaban fuera del radar del entrenador.
Jonathan McDonald, Michael Barrantes, Elías Aguilar, Heiner Mora, Wilmer Azofeifa, Luis Carlos Barrantes, David Ramírez y otros jugadores que se lucen en el Clausura piden espacio en el equipo de todos.
En este momento la Selección Nacional no cuenta como el año pasado con 16 o 17 jugadores con campo fijo. Esto ya es historia y el entorno varió.
Entonces, don Óscar: se acabaron las vacaciones y a trabajar duro.

[email protected]