Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 3 Enero, 2018

Más cómodo cerrar calles “a lo loco” que planificar los eventos

Sigo con el tema de ayer.
Urge que quienes organizan el festival de la luz, el tope, el carnaval y la Vuelta Ciclística, planifiquen mejor estos eventos con las autoridades de tránsito, porque el tráfico vehicular actual no permite que se cierren calles y avenidas sin una previa y cuidadosa planificación.
No podemos darnos el lujo de cerrar sectores vitales para el tránsito de vehículos, sin estudios previos que procuren soluciones al caos vial que esas decisiones van a ocasionar.
Acortar los plazos de cierre, dejar siempre carriles abiertos y reforzar los puntos álgidos con mayor presencia de “tráficos”, ayudarían a aliviar el caos vial que provocan estos eventos.
Les narro mi historia: el sábado 16 de diciembre salgo de mi casa en San Antonio de Desamparados a las 9 de la mañana para ir a trabajar a Radio Monumental. No voy para la playa, voy a trabajar.
Siempre evito la Circunvalación por las presas que se forman en los Hatillos y que te atrapan por muchos minutos. Prefiero irme por dentro y cruzo Barrio La Cruz, San Cayetano, San Sebastián, Barrio Cuba, la Numar y salgo a la McDonald diagonal al Gimnasio Nacional. De aquí, directo a Monumental de norte a sur.
Resulta que el sector está cerrado; no se puede transitar frente al Gimnasio, Soda Tapia, León Cortés y todo el Paseo Colón por el festival de la luz que se inicia muchas horas después. Entonces me lanzo al oeste para llegar a Plaza Mayor y luego a la emisora por el Bajo los Ledezma. ¡Cerrado!
Mataron al “Gringo” y su cadáver yace tirado en el puente, desde muchas horas atrás. Ni modo, de vuelta a La Sabana, ahora de oeste a este, de Plaza Mayor a la Datsun.
Desmadre total, decenas de vehículos en fila india a medio kilómetro por hora. ¡Ni un solo inspector de tránsito!
Desde luego que no llegué a tiempo a mi trabajo, pero…¿cómo no angustiarse, rebelarse, protestar por tanta irresponsabilidad de quienes organizan esos eventos, en complicidad con las autoridades de tránsito?
Y escribo estos fuertes calificativos porque con planificación, imaginación, coordinación y orden se pueden realizar los eventos festivos, sin provocar estas presas monumentales, caóticas e infernales.
Soluciones sobran, pero hay que sentarse a coordinar, a planificar.
Claro, es mucho más fácil cerrar calles, acordonar aceras y desaparecer de escena y que a los conductores que van para sus trabajos se los lleve puta.


[email protected]