Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 18 Diciembre, 2017

Derrote convincentemente a su rival y el árbitro no cuenta
 

Herediano no ganó la cuadrangular del Apertura porque no tuvo la misma capacidad que mostró en la primera fase, en la que arrolló y ganó de forma invicta.

Un equipo que pierde tres partidos de cinco, no puede pretender conquistarla.



Responsabilizar a los árbitros del fracaso es simple cortina de humo.

Simplemente al Herediano en esta ocasión no le salieron las cosas.

Hay partidos donde todo entra y otros que no; usualmente, los discípulos de Hernán Medford de seis tiros libres anotan dos y de ocho tiros de esquina dejan otros dos en la jaula enemiga; los centros de José Sánchez, Esteban Ramírez terminan en la red, igual los tiros libres de Elías Aguilar y ni que decir los lanzamientos desde el punto de penal de Randall Azofeifa. En la cuadrangular nada entró y eso no es responsabilidad de los silbateros.

En el último juego con Saprissa, el Team atacó como es su costumbre por los flancos, pero en esta ocasión, los centros de “Pepillo” no los cerró Landín y remates de tiro libre de Aguilar pasaron a centímetros de los verticales que defendió Aarón Cruz.

Es más, el portero morado no tuvo que hacer ni una sola atajada de mérito, lo que retrata el bajo desempeño de un rival que en la primera fase las metía todas, las hacía todas, goleaba y entonces no dependía su éxito o fracaso de un error arbitral.

Si Herediano le mete un par de goles al Saprissa, esa supuesta falta de penal que le cometió Moura a Cruz y de la que Jafet Soto ha hecho un escándalo monumental, hubiese pasado inadvertida.

Herediano se desinfló en la cuadrangular y no fue el mismo equipo que arrolló en la fase inicial del Apertura. Se debe aceptar y hay que saber perder.

Lo de los árbitros es cuento viejo; ya sabemos que se equivocan a cada rato en todos los escenarios del mundo y lo hacen para los dos lados.

Herediano ha sido campeón nacional gracias a errores de los árbitros y también ha perdido coronas por idéntico motivo.
Siempre lo he tenido claro: metan goles; metan suficientes goles para que cuando se presente el error del juez, este no influya en el resultado del partido.

Hugo Cruz se equivocó parejo; igual pudo pitar el penal a Moura como se lo pita a Moreira por el codazo a Angulo. Son fallos de interpretación.

Asegurar después de la derrota, que el juez del partido fue comprado por el rival, no deja de ser excusa barata y argumento de baja ralea para tapar el fracaso.

[email protected]