Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 20 Noviembre, 2017

Suponer que Ramírez busca entrenar en Europa es ridículo
 

Hace varios años, la sección deportiva de La República, escogía al mejor jugador del campeonato y le ofrecía un homenaje en la redacción del periódico. La costumbre se mantuvo mucho tiempo.

Una temporada, el escogido como mejor futbolista del torneo fue Óscar Ramírez. Cuando su esposa nos informó que a su marido no le gustaban estos reconocimientos, tuvimos que ir a sacarlo con grúa de su residencia en Belén para que viniera al periódico.

Algunos años después y ahora como director técnico, Óscar Ramírez huye de cámaras, micrófonos, eventos sociales, ceremonias, premiaciones, desfiles y todo lo que contrariamente marea a la farándula.

No hace muchos meses y después de dejar las vitrinas del Alajuelense repletas de títulos y trofeos, salió en carrera a esconderse y descansar con su familia a su finca en Hojancha, un rincón de paz y reposo que estamos seguros, añora el hoy estresado técnico de la Selección Nacional.

Hacemos este repaso —trazos de la vida del “Macho”—, porque estamos seguros de que su personalidad, tímida, reservada y campechana está muy lejos de contaminarse con las luces mediáticas que ofrece el fútbol.

Insinuar, pensar o dar a entender que Óscar Ramírez puso a Danny Carvajal a atajar contra España, para que él y el futbolista ganaran espacio, protagonismo y más adelante, dinero al ser representados supuestamente por el mismo agente, de nombre Juan Vicente Carvajal, es una denuncia muy delicada que esperamos, el técnico de la Tricolor lleve hasta sus últimas consecuencias en lo legal, tal como lo anunció desde el Viejo Continente.

He conversado con Óscar Ramírez unas cuatro ocasiones en toda mi vida, pero creo conocerlo lo suficiente para asegurar, que internamente está deseando que todo este largo camino de la eliminatoria mundialista y los torneos internacionales, incluyendo el Mundial de Fútbol concluya, para ir de inmediato a refugiarse en su entorno familiar, una prioridad en la vida del técnico de la Tricolor.

Suponer, insinuar o lanzar indirectas de que Óscar Ramírez ordena triquiñuelas y mueve contactos con el afán de entrenar en Europa, es propio de personas que no conocen la vida espiritual y familiar de nuestro entrenador.

Cuidado y si lo siguen “jodiendo”, don Óscar manda todo al carajo y se va para su parcela a criar chanchos, en lugar de estar escuchando y leyendo tantas sandeces. 


[email protected]