Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 28 Septiembre, 2017

Se le volvió a faltar al respeto al cáncer de piel

Le preguntaron a Johnny Chaves, por qué Santos programó el partido contra Saprissa a las 11 de la mañana y respondió que siguieron órdenes de un patrocinador del equipo.
Supuestamente, ese patrocinador del equipo de Guápiles es también patrocinador del Saprissa, de manera que el festival de ampollas que se presentó al final del juego, solo tiene un responsable, pero nada se puede hacer porque es sabido que el que paga la música manda en el baile.
Carlos Watson se quejó porque varios de sus futbolistas terminaron el partido con ampollas en sus pies, pero inteligente que es y conocedor de que a su equipo también le entra “platita” del patrocinador del cuento, mejor no hizo mucho alboroto. El bueno de don Carlos se limitó a decir que en esta ocasión específica, no quería poner excusas.
Ahora, aparte del aspecto meramente comercial y ya sabemos que donde manda capitán no manda marinero y en el fútbol costarricense el capitán son las empresas de televisión y los marineros los clubes, no deberíamos olvidar ni por un segundo el tema de cáncer de piel.
Uno de mis mejores amigos hace un par de meses, quedó sordo de su oído izquierdo, por un cáncer de piel que se le fue desarrollando mientras “mejengueaba” baloncesto en su residencia veraniega cada mañana de sábado.
Cuando mi amigo se ocupó del asunto ya era tarde y la sentencia de su oncólogo fue tajante.
“Se te desarrolló el cáncer por exponerte al sol, un par de horas una vez a la semana”.
Preocupante el asunto y de verdad que llama la atención, cómo la Unafut o a quien corresponda, no prohíbe de una vez por todas que se programen partidos en horas del mediodía en todas las divisiones, porque los tumores no seleccionan a sus víctimas por categorías.
Es ridículo proteger del cáncer de piel a los futbolistas de la primera división, pero exponer a los de segunda y divisiones menores.
Me parece que existía una directriz que prohibía programar partidos al mediodía. No sabemos si era regla o sugerencia y fue suspendida.
La verdad que reclamar los horarios calientes porque los jugadores terminan con ampollas, podría resultar tema barato, cuando lamentablemente se produzca un primer caso de cáncer de piel en alguna figura de nuestro campeonato. A ver en qué zapato se meten los patrocinadores.

[email protected]