Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 22 Junio, 2017

Los fichajes del Herediano y las camisas

Tengo dos amigos en común con los que compartimos tertulias para tratar de arreglar el mundo, cosa que no logramos y que personalmente son bien diferentes.
Flavio es coqueto y vanidoso y pasa jactándose de su vestuario; gusta de andar bien presentado y nos comunica a cada rato que en su clóset habitan más de 30 camisas.
Fernando es todo lo contrario; repite camisa y pantalones, no sabe combinar colores y salta a la vista que cada nuevo amanecer guinda a su cuerpo el primer ropaje a la vista. Cero vanidad.
Cuando el vanidoso no está presente, el otro se “lo come” y le dice al grupo de amigos que para qué quiere él 30 camisas, si solo se puede poner una cada día. Digamos que tiene razón. No es usual ver a un hombre con dos camisas en su vestimenta, una sobre la otra.
¿A qué viene este prólogo de modas?
A los nuevos fichajes del Club Sport Herediano en su línea delantera. Hernán Medford dispone para el torneo de Invierno de seis atacantes de primer nivel: Jairo Arrieta, Víctor “Mambo” Núñez y Jostin Daly que vienen de campeonizar en el Verano anterior y llegan Jonathan Hansen (viejo conocido), Luis Ángel Landín y Julio Cruz.
Dejaron al Team, Josué Martínez que viaja al fútbol guatemalteco y Jorge Alejandro Castro, quien jugará con Guadalupe.
Entonces entra el tema de las camisas.
Herediano jugó muchos partidos del campeonato con el sistema “moderno” del 5-4-1. Tres defensas centrales; dos carrileros; Azofeifa y Granados como volantes centrales; Sánchez y Aguilar por los costados y Jairo Arrieta como punta en solitario. No fueron pocos los partidos en que el campeón nacional presentó este planteamiento táctico y estamos seguros de que Hernán Medford lo va a repetir en el nuevo certamen. No fueron muchos los juegos en que el Team inició con Arrieta y “Mambo” u otro binomio en ataque.
Entonces… ¿para qué seis camisas finas y de marca en el clóset (la banca), si solo va a usar una? No nos imaginamos al Herediano con línea de cinco en ataque como en los años 50; tampoco con línea de cuatro; a lo sumo tres, de manera que el exceso de ataque en el Team, servirá para alternarlos, sustituir por suspensión o lesiones, pero al fin de cuentas, de estos seis hombres en zona de metralla, a lo sumo van a jugar dos por partido y como desde la banca no se pueden meter goles, el verdadero poderío del monarca disminuye.
[email protected]