Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 13 junio, 2017


Juego ante trinitenses es de alto voltaje

La resurrección de Estados Unidos en la hexagonal, reafirmada con su exitoso empate en el Estadio Azteca frente a México, obliga a la Selección Nacional a un repunte y a abandonar su letargo.
Hemos insistido en cada una de las últimas eliminatorias mundialistas, que lo que interesa es clasificarse en los espacios que da la FIFA, no importa sea de primero, segundo o tercero.
Recalcamos esto porque cuando ocupamos el primer lugar en una eliminatoria con Alexandre Guimaraes, creo que para Corea-Japón, los fanáticos ticos estaban como locos, como si ocupar esa posición destacada, otorgaba algún privilegio o una ventaja a la hora de formar los grupos del Mundial.
Por eso, el pasado domingo que se enfrentaron México y Estados Unidos, a la Selección Nacional le convenía más el triunfo de los anfitriones, para que se terminaran de fugar en la cima de la clasificación y dejaran a los estadounidenses estacionados en el tercer lugar.
Pero, los discípulos de Bruce Arena sacaron un punto del Azteca y nos cazaron con ocho unidades en la segunda posición, lo que obliga a los pupilos de Óscar Ramírez a vencer hoy a Trinidad y Tobago, si no queremos que se nos compliquen las cosas. El de esta noche, por los resultados de la fecha cinco y ese empate en México, sí es para los ticos un partido trascendental.
En el papel y solo en el papel, vamos a enfrentar de locales al seleccionado más débil de la hexagonal y lo de débil es un decir. Es mejor calificar a los trinitenses como el que menos puntaje suma en la hexagonal. Suena mejor.
Si no ganamos esta noche y Panamá derrota de local a Honduras, los canaleros atrapan el segundo lugar de la clasificación con nueve puntos y nos dejan al lado de Estados Unidos con ocho. Queda la Tricolor contra la pared pues tiene salidas a Estados Unidos y Panamá, más que complicadas.
Óscar Ramírez tiene que reinventarse y buscar cómo refrescar la alineación; se presentan demasiados cuestionamientos sobre el trabajo del Machillo, muchos con razonable argumentación. Al equipo que heredó de Jorge Luis Pinto se le está acabando la cuerda y lo ratifican las estadísticas: solo un juego ganado en 2017. De manera que sin hacer loco y darle un vuelco total a la alineación base, sí urge que retoque las líneas y dé oportunidad a rostros nuevos que si fueron convocados es porque tienen calidad.
[email protected]et