Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 9 Junio, 2017

No es cierto que todos los juegos de la “Sele” son cruciales

Para continuar con el tema de ayer, cuando la FIFA abrió espacios para que un mayor número de selecciones se clasificaran a los mundiales de fútbol, aumentó el negocio propio y de los medios de comunicación, dio margen para que jugaran en la Copa del Mundo seleccionados mediocres, pero fue generosa con los fanáticos de todo el planeta, a quienes lo que les interesa es que su país clasifique, sin tiempo para el análisis o la reflexión.
Tano en su momento fue uno de los chiquillos que con su padre, estuvo desde las cinco de la mañana en el viejo Estadio Nacional para observar de a parado un encuentro eliminatorio contra México. Cómo no recordar las derrotas que nos propinaban los aztecas dirigidos por Nacho Trelles y su poderosa nómina con Sepúlveda, Jamaicón Villegas, Cárdenas, Nájera, Chava Reyes, Héctor Hernández y tantos y tantos jugadores de clase. Sufrimos de niños y adolescentes, como colegiales y universitarios cada vez que Costa Rica quedaba fuera de un Mundial, primero por México y años después fueron otros los países que nos eliminaron pero ya en eliminatorias de grupo.
Finalmente llegó el desahogo con Italia 90, buen desayuno en Corea y Japón, decente almuerzo en Alemania y el sabroso postre de Brasil 14.
Ahora los costarricenses disfrutan del buen momento de nuestro seleccionado, anoche el Estadio Nacional estaba repleto, las nuevas generaciones desconocen el pasado, los fanáticos lo borran, pero solo piensen un instante, qué diferente sería esta eliminatoria de Concacaf, si solo un seleccionado se clasifica a Rusia 18. Ahí sí que el juego de anoche era de vital importancia para los ticos, porque de perderlo y si México derrotaba a Honduras, los aztecas se fugaban con 13 puntos, seis más que los nuestros, y entonces sí que la clasificación a Rusia se ponía contra las cuerdas.
Pero, cuando FIFA le da tres plazas fijas a nuestra zona y un chance de repechaje al cuarto lugar, de seis selecciones, una de muy bajo nivel como la trinitense, eso de juego transcendental y partido de vida o muerte que gritan los medios criollos cada vez que juega la “Sele” en nuestro patio, suena como a “mentirilla”.
Claro, la Tricolor es un gran negocio sobre todo para la televisión y la radio y el producto hay que promoverlo, aunque sea calificando como juegos cruciales los que aritméticamente definen poco. Personalmente creo que el de anoche era uno de esos.
[email protected]