Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 8 Marzo, 2017

Una grave enfermedad no pudo doblegar el espíritu de Venus Williams

Para Venus Williams, la temporada 2011 resultó fatídica; incluso marcó el fin de su brillante carrera deportiva, solo que…

Solo que nadie contaba con el coraje de esta mujer.
Ese año arrancó la campaña en Hong Kong y perdió sus dos partidos individuales; entró al primer Grand Slam de temporada, el Abierto de Australia como cuarta clasificada; no pudo siquiera terminar el juego de segunda ronda ante Andrea Petkovic por una lesión muscular en la cadera. Sumaba 250 partidos consecutivos de Grand Slam sin retirarse.
Y la mayor de las Williams desapareció del mapa y se esfumó del circuito: la Copa Federación, Dubái, Acapulco, Miami, Madrid, Roma acusaron su ausencia y se desplomó al puesto 29 del mundo.
La anunciaron para reaparecer en Bruselas pero no pudo y también se perdió Roland Garros.
A duras penas jugó en Eastbourne y entró como clasificada 23 a Wimbledon, cayendo en cuarta ronda con Tsvetana Pironkova.
Luego no pudo jugar ni en Toronto, ni en Cincinnati, del que se retiró por una enfermedad viral. Fue durante el U.S.Open, en segunda ronda, cuando Venus enfrentaba a Sabine Lisicki, 22 del mundo, que el mundo del tenis se estremeció con la noticia: la Williams padecía del síndrome de Sjogren, una enfermedad autoinmune que daña el nivel de energía, causa fatiga y dolor en las articulaciones.
Además destruye las glándulas que producen las lágrimas y la saliva, lo que causa resequedad en la boca y en los ojos. Es un trastorno que puede afectar muchas partes del cuerpo como riñones y pulmones.
A sus 31 años de edad, Venus Williams anunció que se retiraba del tenis por problemas de salud.
Ocupaba el puesto 102 en el escalafón mundial.
Venus se retira; pasa a la dieta cruda vegana y reaparece en 2015 ganando su título 46 en Auckland; su hermana Serena la derrota en Wimbledon y en el US. Open, pero en el circuito ya saben que Venus está de vuelta.
En enero de 2017 y con 36 años de edad, despachó rivales a gusto y placer y se instaló en la final del Abierto de Australia de nuevo contra su hermana menor, la mejor del planeta.
Cayó Venus Ebone Starr Williams Price, hoy 13 del mundo, con siete Grandes en su vitrina y cuatro medallas olímpicas.
Atleta de hierro, mujer indomable.
[email protected]