Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 28 Febrero, 2017

Si Saprissa anota, se puede acomodar la serie

Se da mucho en todos los deportes que a la hora de un enfrentamiento entre el que se supone equipo favorito a ganar y el señalado para perder, el técnico del “débil” estudia y prepara mejor el partido que el entrenador del “fuerte”.
En los previos de la confrontación, el estratega de la supuesta víctima se concentra mucho más en planificar el juego, para buscar y limitar los puntos fuertes del que ha sido calificado como su verdugo.
Lo escribimos después del juego del Pre Mundial Sub 20, cuando El Salvador derrotó 1-0 a Costa Rica. Fue evidente que el técnico colombiano que dirige a los cuscatlecos, Eduardo Lara se sabía a la Tricolor de memoria y todo lo contrario, Marcelo Herrera quizá quiso ganar el juego a puro nombre.
Asunto similar se dio en el juego entre Saprissa y Pachuca, que terminó 0-0. Carlos Watson, entrenador del equipo supuestamente señalado a quedar eliminado en la serie, estudió a los Tuzos, los maniató y los superó en la cancha. Diego Alonso, técnico de los mexicanos, se la jugó a puro nombre. Saprissa no pudo vencer y tuvo que conformarse con ese empate, que lo obliga a meter goles esta noche en México.
Y aquí retomamos el cuento.
Diego Alonso ya sabe mucho más del campeón nacional que la semana pasada y va a planificar el juego de vuelta con mayor conocimiento de causa. El talento, la técnica, la destreza de jugadores como Marvin Angulo, Mariano Torres, Ulises Segura y Daniel Colindres no le será extraña. Ya sabe, por citar un solo ejemplo, que a su estrella Hirving Lozano no le alcanzaron fama y nombre para superar el fútbol de un Heiner Mora que anuló por completo al astro azteca.
Todo esto complica mucho más el juego de esta noche del Saprissa; el Monstruo tendrá un partido dificilísimo porque se va a topar con un Pachuca que no va a jugar nada parecido a como lo hizo en Tibás. Los Tuzos no se atrincheraron en el Ricardo Saprissa, pero siempre estuvieron cómodos con el 0-0. En casa serán más agresivos, va a adelantar líneas y los pupilos de Watson tendrán una doble tarea bien complicada.
Frenar al rival y tener que anotarle.
Saprissa no es un equipo que juega al empate, al 0-0 para alargar la serie hasta los penales. Su marca es otra; juega a ganar, hoy tiene que ganar, tiene que meter goles, pero no puede abrirse ni buscar la red rival alegremente porque lo fusilan. Esperemos para saber cómo sale el Monstruo de este lío.
[email protected]