Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 16 Febrero, 2017

Maradona, promotor de escándalos en todo el mundo

A Diego Armando Maradona nunca le perdonaré haberme cortado la pasión por el fútbol argentino.

Antes de que este gigante de las canchas pero insignificante ser humano, empezara a opinar de lo sagrado y lo divino, hablar de todo sin saber de nada, apoyar causas perdidas, hacer un caos de su vida privada y despotricar contra la Iglesia, entre otras barrabasadas, Tano era un fanático de la selección argentina.
De pronto el encanto se rompió y fue responsabilidad de este curioso personaje, que un día insulta a la figura del Papa, pero luego la alaba solo porque es argentino; arremete contra la FIFA, la tilda de corrupta, señala y acusa, pero hoy se abraza con ella como nave veleta.


No se imaginan lo mal que me siento cuando veo jugar a la Argentina y mi corazón ya no siente nada por ella. Y fue culpa de Diego.
No puedo explicarlo, pero fue culpa de Diego.
Me arrebató con su conducta, manifestaciones y actos de su vida personal, mi amor por el fútbol argentino.
Este martes, Diego Maradona protagonizó otro suceso lamentable en un lujoso hotel de Madrid que tuvo como víctima a un colega español, quien solo cumplía con su labor y le hizo al astro argentino una pregunta cajonera a la salida del restaurante del hotel.
Diego…¿qué esperas del partido de mañana?
El periodista se refería al Real Madrid-Nápoles de ayer. El video muestra a Maradona salir del restaurante con una pequeña comitiva, su pareja Rocío Oliva y la pura verdad, con rostro desmejorado, suponemos que por los vinos de la cena. Supuestamente, Diego lanzó un golpe a los colegas y estos con sus micrófonos lo acusan: “nos acabamos de llevar un golpe de Diego Maradona”. Maradona entra en furia y amenaza al periodista con romperle la cara (con ese cuerpo).
Lo insulta y le pregunta si está hospedado en ese hotel y si tiene habitación.
¡Claro! A él se la pagan, como le cancelan viajes, reservan hoteles, le separan palcos, en una vida de lujos sin trabajar, riquísima.
Ingresa al ascensor y desaparece.
Parece que minutos después se mete en una bronca con su pareja, que llama a la seguridad del hotel porque Diego amenazó con agredirla, episodio repetitivo en las relaciones sentimentales del exfutbolista.
Entonces…
¿Cómo un desequilibrado emocional como este tipo es embajador de buena voluntad de la FIFA?
[email protected]