Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 08 febrero, 2017


¡Qué fácil despedazar a un juez con un video!

De pronto el árbitro es el personaje principal del fútbol costarricense.

El fanatismo combinado con la tecnología, catapultó a los silbateros a las portadas y titulares de los medios de comunicación y ya no se habla, ve y escribe de otra cosa.
Desde hace 21 años dirijo un programa deportivo en Radio Monumental, cada sábado de 10 a 11 de la mañana que se llama Tano…qué tal!
Pues bien, el pasado sábado a 24 horas de que se jugara el clásico del fútbol nacional, otrora de inusitado interés entre los seguidores de los dos equipos, de nueve oyentes que participaron en el programa, ninguno habló media palabra del clásico: todos se refirieron al trabajo de los árbitros en el campeonato.
El tema central y actual del fútbol costarricense son los árbitros y, combinados sus errores con los reclamos de los técnicos, provocan una masiva información en las que el juego del fútbol ha quedado aparte.
Me encanta leer comentarios cuando muchos escritores analizan el tema de la invasión de la tecnología que ha idiotizado a nuestros adolescentes, pegados a los teléfonos y las tabletas y que no saben leer ni conversar.
¿Cómo hacíamos antes?, se preguntan estos comentaristas.
Pues igual sucede con el arbitraje.
¿Cómo era el asunto antes de que la tecnología desnudara el trabajo de los árbitros en los canales de la televisión?
Es que resulta sabrosísimo para un árbitro retirado y con conocimiento pleno del reglamento, descuartizar a sus colegas con videos que se detienen y repiten mil veces el error de los jueces.
Y lo peor, las televisoras se toparon de pronto con un nicho de alto rating, que es lo que a estas les interesa, de manera que las secciones del análisis arbitral son seguidas y esperadas con pasión por los televidentes, todos deseando saber qué dice Ramón Luis…
Lógicamente, con la transmisión de los videos, los árbitros se quedaron “chingos” y expuestos y al aire sus partes íntimas, por “huevo” tienen que provocar una presión externa a la hora de hacer su trabajo. Tienen que dictar sentencias, tomar resoluciones y hacer justicia en segundos, sin las comodidades, salones y plazos de nuestros magistrados. Claro que esto al conductor del video le vale; su misión no es enseñar. Es destrozar.
Por eso estamos como estamos y vamos como vamos.
[email protected]