Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 6 Febrero, 2017

El descenso a la segunda división parece ser cosa de cinco

¡Apretadita!
Así lucía la clasificación acumulada de la tabla del Verano en zona de descenso, antes de que se jugara la fecha siete el pasado fin de semana.
Estamos en puertas de un cierre dramático para conocer qué equipo viaja a la segunda división, tema que en el torneo anterior estaba definido en “favor” de Carmelita, hasta que Vinicio Alvarado y sus muchachos, decidieron entregarle el “honor” al Uruguay de Ronald González.


Previo a la jornada siete, el torneo vio cómo Pérez Zeledón alzó vuelo con tres victorias consecutivas, nueve puntos que desprendieron a las huestes de José Giacone de zona baja y lo catapultaron a la parte alta de la tabla, nada más y nada menos que un segundo lugar solo una unidad debajo del líder Santos de Guápiles.
Mientras los guerreros del sur se fugaron, el que se estancó fue precisamente Carmelita; su derrota ante los generaleños en propia casa fue caótica por su significado. Los sureños se fueron para arriba y los carmelos se estacionaron en zona de descenso y quedaron en la mira de los tres equipos que antes de la fecha siete empataban la última casilla.
Y aquí viene lo de apretaditos.
Liberia, Belén y San Carlos sumaban 28 puntos sin tomar en cuenta la jornada siete y un punto más arriba la Universidad, que se escapó de las llamas con su relevante triunfo ante el Herediano.
De manera que tenemos a cinco equipos en zona de descenso y como todos están contra las cuerdas, el favorecido es el espectador, porque estos clubes pequeños se están jugando el evitar bajar a la segunda división en cada jornada y es por este detalle, que a cada rato vemos marcadores sorpresivos donde el pez gordo cae ante el chico.
Por el momento, solo Limón y Pérez Zeledón “vegetan” en mitad de tabla en la clasificación acumulada. Los cuatro tradicionales están fuera de zona de descenso, entonces está muy delimitado el territorio.
El entorno y las circunstancias actuales de cada uno de los cinco equipos con mayores márgenes de descender, apuntan a la UCR como el candidato más firme. Sin embargo, un equipo en crisis que derrota de manera casi consecutiva a Cartaginés y Herediano, tampoco puede ser condenado a priori al descenso.
La Academia juega contra el hambre y esto lo convierte en rival peligroso.
[email protected]