Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 7 Enero, 2017

El jonronero de los Azulejos está en el limbo

¿Y qué tal si ningún equipo de Grandes Ligas firma a José Bautista? Ya fue indeseado antes.

Cuando era novato en 2004, los Orioles de Baltimore seleccionaron a Bautista de los Piratas de Pittsburgh.
Duró allí hasta junio, cuando fue colocado en waivers. Los Devil Rays de Tampa Bay lo reclamaron. Más tarde en ese mes, los Reales de Kansas City compraron a Bautista de Tampa Bay. Un mes luego de eso, Bautista fue cambiado dos veces en el mismo día, de los Reales a los Mets de Nueva York y entonces de los Mets de vuelta a los Piratas.


Parecía un gitano de allá para acá.
En agosto de 2008 fue cambiado a los Azulejos de Toronto por un receptor llamado Robinzon Díaz. Ustedes saben el resto de la historia; Bautista se transformó a sí mismo en uno de los mejores peloteros en el deporte.
Y ahora estamos aquí. Bautista es agente libre, y sigue sin firmar. Los reportes que llegan desde Toronto indican que los Azulejos no han hecho una nueva oferta desde que le extendieron la calificada de $17,2 millones que rechazó.
Bautista tiene una personalidad difícil. No es exagerado decir que posiblemente sea el jugador más odiado en todo el béisbol.
“Toronto quiere cambiar su camerino”, dijo el exgerente de los Mets Steve Phillips. “Cuando Bautista está enojado, el resto del camerino camina alrededor de cáscaras de huevo. …La forma de cambiar la energía en el camerino es no tener a Bautista en el equipo”.
Además hay razones de béisbol: Su producción bajó en 2016, ya tiene 36 años, y quizás sea considerado como un jugador que solo puede participar en la Liga Americana y que necesita ser bateador designado en vez de jugar en el jardín derecho.

Así que, ¿qué sucederá? Volver a los Azulejos sigue pareciendo la conclusión más lógica. Dado el estado de sus jardineros de esquina y su alineación, ellos lo necesitan, y aparentemente Bautista necesita a los Azulejos.
Antes de arrancar la temporada 2016, hubo reportes de que Bautista les pidió a los Azulejos un contrato de cinco años y $150 millones para evitar irse a la agencia libre. Bautista negó esos rumores, pero ciertamente sabemos que él apostó a sí mismo para conseguir esos grandes números que le darían ese contrato monstruoso.
Pero la apuesta le salió mal.

[email protected]