Logo La República

Jueves, 22 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA DE TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 27 junio, 2009




El fin de semana nos presenta dos partidos entre selecciones nacionales que por razones geográficas llaman la atención y que son el de Costa Rica-Venezuela, fogueo previo a la participación de la tricolor en la Copa Oro, y la final de la Copa Confederaciones entre Brasil y Estados Unidos.
El juego contra la vino tinto pudo ser más atrayente para los aficionados, si Rodrigo Kenton hubiese presentado un equipo alterno. Por mera curiosidad, en esta clase de partidos que se montan contra el primero que se ponga a tiro, dada la falta de fogueos de verdadera calidad, es más atractiva una formación de rostros nuevos, que ir a ver al Paté, a Sabo, a Freddy, a Umaña, a Wallace y Celso.
Desde luego que hablamos de atracción para los aficionados; para el cuerpo técnico eso poco interesa y se debe aprovechar este juego para amarrar trabajos tácticos y técnicos que hasta la fecha le han dado grandes dividendos a Costa Rica en la hexagonal eliminatoria y que Kenton espera reeditar en la Copa Oro.
¡Especulemos!
Si en lugar de Venezuela, viene, no digamos Argentina o Brasil, pero sí, Chile o Uruguay y Costa Rica presenta la alineación estelar, el Ricardo Saprissa se llena en un 80%, pero contra los venezolanos es más atrayente para los fanáticos de la Sele, una formación alterna con futbolistas como Cambronero, Darío Delgado, Leo González, Roberto Segura, Josimar Arias, Esteban Granados, Pablo Brenes, Pablo Herrera, Carlos Hernández, Cristian Bolaños, Froylan Ledezma y otros de los no tradicionales, para analizarlos como rostros nuevos del equipo.
Venezuela se presenta con un equipo alterno; viene de ser goleado 4-0 por México, de manera que el juego de esta noche llevará a las gradas del Saprissa, probablemente a los más fiebres y calenturas seguidores de la tricolor.
Kenton quiere ganarlo todo; vencer a Venezuela significa trepar en el escalafón de FIFA y viajar a la Copa Oro con renovados bríos y pocas dudas, sobre el papel que pueda cumplir Costa Rica en su grupo, donde se supone, debe salir avante y pasar a la segunda fase, sobre los cadáveres de El Salvador, Canadá y Jamaica, que tampoco son un pastel, máxime con el antecedente reciente del España-Estados unidos.
Y, trasladándonos precisamente a la Copa Confederaciones y a pesar del partidazo de los estadounidenses contra España, no les vemos ninguna posibilidad de salir avante ante los verde amarillos que, se me ha metido, pueden campeonizar por goleada.
No vemos como, dentro de un análisis equilibrado de lo sucedido en las últimas semanas dentro del seleccionado del norte, y que suma derrotas contra Costa Rica, Italia y el propio Brasil, con un 3-0 categórico, pueda, por obra y gracia de su partidazo táctico ante España, hincar a la potencia del sur en esta final. Me apunto a un nuevo triunfo holgado de los Dunga Boys.

[email protected]