Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 9 Mayo, 2009



Gracias a una cobertura periodística amplia y equilibrada del colega Luis Fernando Rojas, con la colaboración de Dinia Vargas, la sección deportiva de este diario actualizó y puso en el tapete el polémico tema del patrocinio de marcas de alcohol y cigarros en el deporte, en una serie de reportajes.
Es hora de que esto se analice y se resuelva en grande y de una sola vez, con participación directa y frontal de las partes involucradas; las interesadas en que se apruebe una ley que facilite los patrocinios y quienes la adversan o afirman respetar las cosas como están hoy, que es la posición de la Cervecería.
Este tema se ha convertido en un plato de babas y nadie le entra a resolverlo de una vez por todas: hoy LA REPUBLICA lo pone en el tapete, lo trepa a la tarima y que se forme el cónclave apropiado con personeros del Gobierno, de la Asamblea Legislativa, del Instituto Costarricense del Deporte, del Ministerio de Salud, del IAFA; los presidentes de clubes, la Federación de Fútbol, la Unafut, los empresarios; los socios y propietarios de cervecerías y tabacaleras, la FANAL, en fin, que todos los actores que giran en torno a este delicado asunto se reúnan, discutan y aprueben alguna de las dos cosas.
O se permite que se venda guaro y que el alcohol y el cigarro patrocinen al deporte o se prohíbe, pero con sanciones penales para los que incumplan la ley.
Eso de sanciones morales es una pendejada.
Si triunfa la tesis de que se va a permitir que las marcas de alcohol y cigarros patrocinen el deporte, habrá que aprobar límites, espacios y regulaciones, para no dejarlo a la libre, porque esto puede traer fatales consecuencias relacionadas con un mensaje que puede resultar negativo para los jóvenes aficionados a los deportes.
Y si se prohíbe, que las sanciones para los dirigentes y patrocinadores que hoy se saltan las leyes morales, como lo probó LA REPUBLICA esta semana, en el caso específico de un torneo de golf, entonces que desaparezcan las marcas de cigarro y alcohol en absolutamente todas las actividades y programaciones deportivas.
Hoy estamos en el limbo; si han existido y programado por ejemplo los “deltascross” y los “chivasgolfs” y a sus organizadores y patrocinadores no les “ha pasado nada” a pesar de que existe una ley que supuestamente prohíbe que esas marcas se posesionen en eventos deportivos, pues es hora de que “pase algo” o que se abra la puerta para que todos los deportes y dirigentes puedan hacer lo mismo.
Nada ganamos con sanciones morales que de por sí, tampoco se dan; esto no es de que el que peca y reza empata.
Esta situación de los patrocinios del tabaco y el alcohol en el deporte, debe regularse, permitirse o prohibirse sin palanganeos, de una vez y para siempre, incluso por respeto a miles de miles de atletas involucrados en el suceso.

[email protected]