Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 6 Mayo, 2009



Nadie puede molestarse si afirmamos que Ramonense ocupa con todo derecho y merecimiento a partir de esta noche, el espacio que en teoría le correspondía a Liga Deportiva Alajuelense.
Se acabaron los tiempos en que Saprissa y la Liga esperaban descansaditos y cerrando en casa a los rivales que en cuartos de final se liquidaban entre ellos. Ahora ese privilegio lo acaparan en solitario los morados, después de que los manudos se convirtieron por diferentes razones en un equipo del montón.
La oligarquía del Saprissa, combinada con la caída del Alajuelense y la entrada a escena de las billeteras de Minor Vargas y Mario Sotela, transformaron el habitual escenario del campeonato nacional. Brujas y Liberia Mía a punto de billete logaron conformar planillas de mucho nombre y respeto y se empiezan a ver los frutos.
Más tarde que temprano, los hechiceros le hicieron honor al costo de su nómina, plagada de magníficos y caros futbolistas y ahí tenemos al equipo de Mauricio Wright instalado en las semifinales del Verano, con casi, casi absolutamente todo para ser campeón. Solo le falta tener afición.
En cuanto a los pamperos, son habituales inquilinos de las rondas finales y ahora, a partir de esta noche se van a fajar contra otro equipo acostumbrado a jugar cuartos, semifinales y hasta una final en las últimas campañas: los guerreros del sur.
Liberia Mía y Brujas están llamados a ser protagonistas; les han pasado por encima a dos de los cuatro grandes de nuestro fútbol, Alajuelense y Cartaginés, calificativo que se va quedando en el papel, e incluso a un club fuerte como Puntarenas, también huésped regular de las segundas fases.
Si el Saprissa cumplió con su rol de soberano y dominante del certamen criollo, otro equipo que respetó su historia y tradición fue el Herediano, que, a pesar del par de traspiés del cierre de fase, se lució y arrolló a cuanto rival se le puso por delante, después de que Ronald Mora asumió el timón.
Los florenses llegaron a la instancia a la que tenían que arribar y cuentan con un equipazo, que nos luce favorito para ganarle la serie al sorpresivo Ramonense, la vedette del torneo.
La diferencia a favor de Herediano se puede marcar en zona de ataque; Herron, Furtado, Leandrinho, Briceño, Cunningham y McDonald envolverían y asfixiarían en un mano a mano a un Alejandro Sequeira aislado y solitario. Los poetas tienen que sumar más hombres en posición de ataque si desean eliminar a su rival; esta función toca a Granados, Davis, Petroni, todos en la mira de los grilletes rojiamarillos, Montoya, Solís y Acosta. Dificilísima la serie para los moncheños; lindo desafío para su deslumbrante estratega, Marco Cerqueira.
El duelo Pérez-Liberia Mía es de pronóstico reservado; lógico que si Carlos Restrepo no aprovecha hoy la sede, lo van a aniquilar en la pampa.

[email protected]