Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 20 Febrero, 2009

NOTA DE TANO


Soy un fanático del Pippo Inzaghi, mis lectores lo saben; esta temporada entre Kaká, Pato, Ronaldinho y ahora Beckham, lo tienen relegado al olvido en el bello Milano.
El técnico Ancelotti, que tantas glorias debe a los goles del nueve rojinegro, ahora lo alinea en los “partiditos” no trascendentales de la UEFA.
El pasado martes, Pippo anotó el gol con que Milán empató 1-1 contra el Werder Bremen y quizá por ello el analista de EFE, Nemesio Rodríguez, escribió.
“Los viejos goleadores nunca mueren. Los años merman su fuerza física, pero siguen merodeando por el área listos para cazar el balón al menor descuido de los defensas rivales.
Treintañeros como Philippo Inzaghi (35) en Italia, Raúl González (31) en España, Jared Borghetti (34) en México, o Martín Palermo (35) en Argentina, siguen saltando a las canchas de juego con la encomiable voluntad de hacer la vida imposible a los porteros.
‘Pippo’ Inzaghi perdió la titularidad en el Milán esta temporada, pero jamás desaprovecha la mínima oportunidad para marcar. Siempre al acecho, aprovechó un descuido defensivo de los alemanes y marcó el primer gol del partido. En el segundo tiempo, empató el brasileño Diego.
Para el jugador, no fue un tanto cualquiera, ya que le sirvió para adelantar a Raúl en la clasificación de máximos anotadores de las copas europeas de clubes, en unas cuentas que solo hace la prensa italiana, ya que agrupa datos que no son homogéneos.
Según esas cuentas, Inzaghi, un verdadero ratón del área, suma 66 goles (46 en la Liga de Campeones, diez en la UEFA, siete en la Intertoto, dos en la Recopa y uno en la Supercopa), uno más que el jugador del Real Madrid.
Sin embargo, los registros oficiales de máximos goleadores se hacen por torneo y en la Liga de Campeones, Raúl es el rey, con 64, 18 más que Inzaghi.
El gol de Inzaghi supuso el 259 de su carrera. Raúl anotó dos el domingo para superar, con 309, la marca de máximo anotador del Madrid que tenía Alfredo Di Stéfano.
Raúl no guarda un buen recuerdo de Martín Palermo.
28 de noviembre de 2000. Final de Copa Intercontinental en Tokio entre Real Madrid y Boca Juniors. Las apuestas se inclinan por el equipo europeo, en el que brillaban Iker Casillas, Roberto Carlos, Makelele, Morientes, Guti, Figo y Raúl. En el argentino, destacaban Jorge Bermúdez, Juan Román Riquelme, Chelo Delgado y Martín Palermo.
Raúl había sido héroe de la final 1998 cuando un extraordinario gol suyo dio el triunfo al Madrid por 2-1 sobre Vasco de Gama.
Pero el papel de héroe estaba reservado en esta ocasión para Palermo, que en los seis primeros minutos de juego liquidó al Madrid con dos goles.
Autor de 194 tantos con Boca, el delantero espera engordar su registro anotador porque, como dijo el entrenador Carlos Bianchi, ‘es Palermo el que decide cuando deja de golear’”.

[email protected]