Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 17 Febrero, 2009

NOTA DE TANO


Pasan y pasan las horas, se suceden las jornadas, unos van más de prisa que otros, ya cinco equipos de los 12 que compiten suman seis partidos celebrados y por donde usted vuelque la mirada, hallará a Brujas y Liberia en posiciones nada acordes con el costo de sus nóminas.
Cuesta entender lo que sucede a los hechiceros, que siguen sin ganar después de cinco presentaciones y cuando miles estaban expectantes por el debut de los liberianos en el torneo, estos presentan una formación de lujo que incluye al que fue para nosotros el mejor jugador de Costa Rica contra Honduras, Michael Umaña; debuta el que fuera capitán de Puntarenas, Roberto Wong; forma Víctor Núñez, un enamorado de la red; ahí está Hárold Wallace y en su patio, el anfitrión apenas logra sacar el empate a San Carlos.
¿Qué trabajo hace el técnico galo, Alain Gayhardy?
Liberia dispuso de un receso prolongado concedido por la Unafut, respetando el hecho de que cedió tres jugadores a la selección para UNCAF, (uno de mentirillas), Umaña, Núñez y Leonardo González y luego William Sunsing, que entró para enfrentar a los catrachos.
¿Qué hizo Liberia en sus campos de entrenamiento; en su pretemporada, alargada más de la cuenta por este detalle, que se presenta a su primer partido y con costos pellizca una unidad?
¿Cuánto va a durar esta nómina millonaria en arrancar; en reactivarse; en lucir dominante como lo amerita la planilla?
¿Por qué no se rompe el vínculo entre Mario Sotela y el técnico Gayhardy, a pesar de tan magros resultados?
¿Existirá una alianza extra deportiva entre los dos personajes? ¿Será el señor Gayhardy, además de técnico, inversionista en el club?
Si las respuestas fueran positivas no estamos frente a nada incorrecto, aunque un detalle tan curioso como sería este de, eventualmente, contar con un inversionista que además funge como entrenador, llamaría a la reflexión.
No solo los seguidores de Liberia se quedaron con las ganas de apreciar un debut arrollador del equipo en el Verano; la expectación era general, por eso el 1-1 ante los toros sonó a decepción.
Y en el caso de Brujas, es hora de que don Minor Vargas abandone el discurso congraciante, que no es conformista y busque argumentaciones más de peso para enderezar la barca de su equipo.
Lo que el jerarca expresó públicamente minutos antes del juego de hechiceros contra poetas, sonó hueco y sin sustento; Brujas suma la segunda o tercera nómina más cara del fútbol nacional y el papelón que cumple en el Verano, obliga a un análisis a lo interno bien exhaustivo de parte del sector inversionista con el propiamente deportivo.
Las nóminas de Brujas y Liberia son de lujo si se comparan con las de otros ocho equipos del fútbol mayor y ver esas planillas como inquilinas de los últimos lugares no rima.

[email protected]