Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 10 Enero, 2009

NOTA DE TANO


“Cristiano Ronaldo recuerda a las estrellas de Hollywood que, surgidas de barrios y familias humildes, vivieron frenéticamente el mundo de la fama y del lujo.
La imagen de su Ferrari 599 GTB, destrozado en un túnel próximo al aeropuerto de Manchester, encoge el corazón porque se adivina lo que le pudo pasar con los hados en contra”, nos narra Nemesio Rodríguez de EFE, que agrega.
“Pero estaban de su parte y el ‘Balón de Oro’ portugués salió ileso del accidente; su automóvil se estrelló cuando la estrella lusa se dirigía de su casa de Cheshire al entrenamiento en la ciudad deportiva de Carrington.
Ser dueño de un‘Ferrari está al alcance de muy pocas personas. Y menos si se tienen 23 años de edad.
Pérdida total del auto; 250 mileuros (unos $340 mil) tirados por el suelo; más o menos su salario de una semana. En sus garajes, Ronaldo tiene varias alternativas: otros siete automóviles de marcas tan ‘modestas’ como Porsche, Bentley, BMW y Rollss Royce.
Quién se lo iba a decir a aquel travieso niño de seis años que en el Andorinha, el club de la parroquia de Quinta Falçao, de Funchal, asombraba por su habilidad, pronto descubierta por el Nacional, que lo fichó con 10 años.
Para Lisboa se fue el niño rebelde en 2001.
‘Tenemos aquí un diamante’, dijo Osvaldo Silva, entrenador de los leoncitos.
Dos años después, el Manchester jugó un amistoso en Lisboa contra el Sporting y sus técnicos quedaron tan impresionados con el juego del adolescente, que recomendaron inmediatamente su fichaje.
Dicen que Cristiano domeñó su fuerte carácter de jugador de dos caras, capaz de llorar como un crío o de esbozar una cautivadora sonrisa. Lloró cuando el Manchester United se proclamó campeón de Europa en Moscú en mayo del pasado año y lloró en el Mundial de Alemania 2006 al retirarse lesionado del campo en el partido contra Irán.
En ese mismo Mundial también sacó su lado oscuro cuando pidió en cuartos al árbitro la expulsión de Wayne Rooney, su compañero en la delantera del United, y en agosto de 2007 cuando fue enviado a los vestuarios por propinar un cabezazo a un rival del Portsmouth.
Ronaldo es uno de los delanteros que más acoso sufren. Cuando explota su velocidad, los rivales tienen pocas posibilidades de frenarlo con juego limpio y cae fácil en la trampa de la intimidación.
La verdad es que Ronaldo vive en una ensoñación permanente, después de un fantástico 2008: campeón de la Premier y de la Liga de Campeones, Bota de Oro, intento frustrado de fichaje del Real Madrid, Balón de Oro y máximo favorito para el premio FIFA World Player (Mejor Jugador del Mundo), que se anunciará el próximo lunes.
Dicen que de niño, jamás se desprendía del balón. De mayor, el cuero se ha transformado en un envoltorio de los lujos más diversos. Y ya se sabe que el lujo puede cegarte con su brillo”.

[email protected]