Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 16 Octubre, 2008

NOTA DE TANO


Una vez le pregunté a Hernán Medford cuál de los futbolistas activos en la primera división tenía condiciones de juego más similares a las suyas y me respondió sin pensarlo dos veces: William Sunsing.
Me pareció correcta su respuesta.
De verdad que William presenta características similares a las que reunió Hernán en su época como jugador, sobre todo en sus primeros años con Sagrada, Barrio México y el Saprissa.
Lo curioso, o lo extraño, es que siendo Medford técnico de la Selección, Sunsing nunca encontró las oportunidades reales de juego para consolidarse, algo que sí se le está presentando con Rodrigo Kenton.
Después de sustituir a Hernán, el principal acierto de Rodrigo fue juntar en el equipo, sobre todo en posiciones vitales del medio campo a los jugadores más talentosos del fútbol nacional.
Los aficionados observan jugar juntos y con rango de titularidad, por lo menos hasta que se amarró la clasificación en Surinam, a Walter Centeno, Celso Borges, Armando Alonso, Alonso Solís, Bryan Ruiz y precisamente Sunsing. Estos futbolistas reúnen características de juego muy similares y en ellos ha basado Costa Rica lo mejor de su éxito, resultado de anoche aparte.
Los seis son técnicos, inteligentes con el balón, tienen sentido de la creación, del espacio, de la dimensión del terreno de juego; son livianos, de toque, intuitivos, con bastante imaginación y buen dribling.
No los estamos comparando con Lionel Messi o el Kun Agüero, nada de eso, pero sí son futbolistas que en nuestra área les alcanza para sobresalir y salirse del montón. Juntarlos en varias de las formaciones que Costa Rica presentó en esta cuadrangular ha sido el principal acierto técnico de Kenton.
Para unirlos, no siempre a los seis, el estratega criollo puso a Costa Rica a jugar línea de cuatro en defensa y usar solo un volante nato de contención. Así se ganó dos lugares en la formación, al eliminar la posición de líbero y la de un segundo volante de marca. Incluso, jugando en ocasiones con solo un delantero, se ganó don Rodrigo otro espacio para poblar la cintura de la tricolor con cinco hombres, que fue como se ganó caminando en Surinam.
Exceptuando a José Luis López, un medio de marca legítimo, los otros seis futbolistas reúnen las características ya señaladas y alineados juntos le han dado fortaleza a un equipo que además de enfrentar a rivales muy modestos, ha enseñado virtudes propias que no se deben desestimar.
Este es el punto fuerte de la nueva Costa Rica, el talento de su medular, que ha dejado con menor margen de acción, repito, sin tomar en cuenta el partido de anoche donde se jugó con la clasificación amarrada, a futbolistas tipo Randall Azofeifa, Danny Fonseca, Carlos Hernández, Ronald Gómez e incluso Alvaro Saborío, todos potentes, pero más limitados técnicamente que los anteriormente citados.

[email protected]