Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 10 Septiembre, 2008

Nota de Tano


Más allá de los resultados, hay aspectos de fondo en los que no estamos de acuerdo con el seleccionador Rodrigo Kenton, y se lo hemos manifestado cara a cara.
Aunque él diga que el jugador costarricense no centra mal y ahora nos pueda enrostrar los centros medidos que Harold Wallace les puso en el área chica a Armando Alonso y a Alonso Solís contra Surinam, nosotros insistimos en que nuestros futbolistas no manejan plenamente los fundamentos del juego fútbol, con algunas raras excepciones.
También sabemos que ni en los entrenamientos Harold ha tenido tantas facilidades para poner un pase gol como ante los cansados y disminuidos surinameses, pero esa es otra historia.
Por lo general, aquí el que cabecea bien es un “tronco” con los pies; el habilidoso no marca nada; el excelso recuperador todos los pases los tira a las gradas y así sucesivamente.
Claro, el seleccionador quiere motivar a su “público meta”, los futbolistas, haciéndolos caer en una especie de efecto Pigmaleón, que es cuando las expectativas del mentor se cumplen en sus subordinados, pero quienes vemos el deporte desde la tribuna crítica tenemos que ser muy objetivos.
Para citar solamente a los titulares del sábado pasado: Ricardo González tiene problemas en el juego aéreo; ya hablamos de Wallace; Gonzalo Segares a veces embiste como un toro cuando el rival está de espaldas al marco y no se ve muy bien cuando lo presionan; Freddy Fernández va bien por alto, pero sus mejores años ya pasaron y cuando más pudo aportar no lo hizo, pues no fue convocado; Júnior Díaz puede cumplir contra Surinam, pero ya Samuel Eto’o le dio una lección gratis de cómo serían las cosas en un Mundial o incluso en una hexagonal ante los Donovan, los Suazo o los Cuauhtémoc.
Seguimos con el mediocampo. José Luis López se lució el sábado, pero todos sabemos que es un contención a la antigua, más marcador que creativo, todo lo contrario de Walter Centeno, quien si defendiera mejor sería un fuera de serie; por su juventud Celso podría superar al “Paté” en esos aspectos, pero la tiesura no se la quita nadie; al “Caya” Alonso le cuesta concluir las muchísimas jugadas que él mismo comienza y Alejandro Alpízar sí cuenta con un arsenal técnico bastante completo, pero le falta más potencia para competir internacionalmente.
Ledezma es otra historia, sus deficiencias son extra cancha y ya se le hizo de noche para sacar provecho real de sus inmensas condiciones. Se quedó en promesa.
Que quede claro que entendemos a Kenton y su justificación al decirnos que comparados con jugadores de otros países que él ha visto, los nuestros no están tan mal de fundamentos, pero que se sepa también que nosotros creemos que ese argumento es válido solo si se nos compara con Granada, Surinam, las Islas Vírgenes y las no tan vírgenes, la Isla del Coco, Bermudas y las Bahamas.

[email protected]