Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 19 Agosto, 2008

NOTA DE TANO

La pregunta en la calle es constante.
Tano… ¿Cómo quedamos contra El Salvador?
Y, antes de que uno conteste, ellos dictan su propio veredicto que casi nunca baja de tres.
Triunfa Costa Rica por tres o más, y entonces es tontera responderles.
Los fanáticos son idénticos en todo el mundo y los optimistas también. En eliminatoria mundialista cuesta mucho hallar opiniones centradas, equilibradas, analíticas, serias.
A Ronald Gómez se le ocurrió decir que El Salvador es un queque y al cuerpo técnico del Alajuelense se le ocurrió que Eliseo Quintanilla debía jugar contra Carmelita.
¿Por qué no soltaron a este muchacho?
¿Para qué meterlo en ese charco?
¿Dónde nos metemos los ticos si Eliseo se fractura en ese lodazal?
¿No se le ocurrió a Popeye que el tal Cheyo está concentrado mentalmente con la selección de su patria y no iba a meter pata en ese fango?
Si la Liga le cedió a la Selección Nacional a Wardy, Nassar y Montero, debió hacer lo propio con la dirigencia cuscatleca y darle con tiempo a Quintanilla para quedar a la altura.
El 10 de los rojinegros se paró en la cancha 60 minutos, pero mentalmente jamás estuvo en el partido. Menos cuando al minuto tres le raspó los tobillos el tractor Roy Ramírez, que no respeta a nadie, ni nada, avisándole de antemano que mejor se estuviera quieto. ¡Claro que Eliseo obedeció!
Pero, retornando al juego de mañana, pues es uno más de decenas que se han jugado dentro del mismo marco de eliminatoria al Mundial y como lo afirman cada semana la presidenta de Ramonense y la dueña del Herediano, señoras Carmen Vargas y Roxie Blen, en el fútbol se gana, empata o pierde y ante este descubrimiento, me da la impresión de que algo de esto irá a suceder contra los cuscatlecos.
Los fanáticos piden goleada; los optimistas se contentan con tres y los periodistas como nosotros, con muchas eliminatorias a cuestas lo que suplicamos es que el equipo de Rodrigo Kenton juegue igual a como lo hizo el de Alexandre Guimaraes en la eliminatoria hacia Corea y Japón.
Con eso es más que suficiente porque si jugamos como aquel equipo de Guima, claro que podemos ganar, pero, si lo hacemos como jugaron las selecciones de Pinto, del propio Guimaraes y la de Medford, vamos en ruta directa a un nuevo partido de drama y sacrificio; de penuria y dolor interno y de baja calidad futbolística, que ha sido la norma y la característica de nuestra selección mayor en toda la última época enterita. Debuta como técnico Rodrigo Kenton, con un discurso propio de entrenador triunfador que no encaja en su carrera, aureola que podría empezar a construir ahora que se le da la gran oportunidad profesional de su vida.
Kenton se apuntó bien en la convocatoria de jugadores; esperamos que acierte en la alineación, pero honestamente, por el momento no confiamos que se dé ese partidazo de la Sele con el que todos soñamos.

[email protected]