Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 16 Agosto, 2008

NOTA DE TANO


La decisión del director técnico del Alajuelense, Marcelo Herrera, de jugar el partido contra Carmelita sin tres de sus jugadores titulares, todos de la zona defensiva, eleva aún más el buen concepto que nos hemos forjado de su personalidad desde que llegó al país, a pesar de que no hemos cruzado con el argentino ni media palabra.
Desde que puso un pie en Costa Rica y el otro en el césped del Morera Soto para dirigir su primer entrenamiento, nos dimos cuenta de que estábamos ante un profesional serio, trabajador, disciplinado, responsable y que huye de los focos que llaman la atención.
Nos parece que “Popeye” es un Jorge Luis Pinto en ciernes porque reúne muchas de las cualidades de su colega colombiano, aunque, desde luego, no cuenta con la trayectoria del cafetalero, pero eso estará por venir.
Alajuelense, único equipo invicto del campeonato y líder de su grupo se ha mostrado en sus tres presentaciones básicamente como un equipo muy bien trabajado y ese calificativo lo dice todo. Si se muestra trabajado, es porque ha habido trabajo serio en su preparación, labor que iniciaron Herrera y su cuerpo de asesores, también argentinos desde el primer minuto de la primera práctica.
Marcelo Herrera no acapara ni gusta de portadas; se esconde de los “flashes” de las cámaras fotográficas y se refugia en el estudio y práctica de su profesión. Les exige a los jugadores trabajo y más trabajo: cuando le gana 3-1 al Herediano reconoce públicamente que su equipo tuvo mucha suerte y cuando le empata 3-3 a Liberia, manifiesta que de su equipo solo le agradó la entrega para poder quitarse un marcador en contra en dos ocasiones dentro del partido e incluso tomar la ventaja en el marcador.
Idéntico a Javier Aguirre, mi modelo a seguir y muy diferente a la mayoría de técnicos costarricenses, aferrados a evadir responsabilidades cuando los equipos que entrenan pierden, por culpa de los periodistas, el árbitro o porque la bola no quiso entrar.
Ahora Herrera imita una posición muy honesta que en su momento le vimos dar a Jeaustin Campos, técnico del Saprissa y solicita que no se le posponga un partido de campeonato a la Liga contra Carmelita, a pesar de que los erizos tienen tres jugadores de su retaguardia con la Selección Nacional: Wardy, Montero y Nassar. Nada menos que el portero y los dos defensores centrales.
Puede ser que “Popeye” haya medido a Carmelita y supone que le puede hacer frente al juego sin el concurso de esos tres futbolistas. No creemos que Herrera menosprecie a los carmelos; preferimos pensar que confía en la juventud de su nómina y que jugadores como Giancarlo González, Elías Palma, Juan Ignacio Sils, Davie Myrie, Rudy Dawson y Patrick Pemberthon entre otros, podrán llenar los huecos.
Entonces, los novatos de la Liga y Carmelita tienen la palabra.

[email protected]