Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 11 Agosto, 2008

NOTA DE TANO


Me parece increíble que —sobre todo— quienes fueron en su momento ministros de Cultura, Juventud y Deportes, se opongan tan vehementemente a la construcción del nuevo Estadio Nacional en La Sabana.
En algunos casos y por lo que escriben, no se sabe en verdad si es que lo desean en otro lugar. Uno de ellos al protestar contra el gobierno de Oscar Arias sacó a relucir lo del coliseo y escribió…”con la falta que hace un estadio”.
Entonces, no es que lo quiere en otro lugar. Es que no quiere que se construya un estadio.
…Con la falta que hace… dice un ex ministro de Deportes.
No se imagina este hombre culto, cuántos niños de Hatillo, Alajuelita, La Uruca, Pavas, lugares conflictivos por la penetración del alcohol y otras drogas, se podrán salvar de caer en ese infierno, una vez esté construido y terminado el nuevo Estadio Nacional a muy pocos metros de sus “residencias”, para que lo disfruten como parte del pulmón deportivo de La Sabana.
El principal argumento de los opositores a la construcción del monumental estadio que donaron los chinos es un asunto de vehículos. No se construirán parqueos suficientes para acomodar los carros de los aficionados que asistan a los eventos.
Los ex ministros de Cultura y Deportes tienen metido en sus retinas que los aficionados o fanáticos del fútbol, cuando se acerquen con sus vehículos al nuevo coliseo y se den cuenta de que no pueden parquear en su interior, se van a meter (perdón) a huevo a La Sabana y la van a despedazar, detalle que no será, porque La Sabana quedará completamente cerrada al paso de automóviles.
Todo lo contrario, la construcción de esa joya que regalan los chinos contempla el embellecimiento de todo el entorno de La Sabana y ya se han hecho reuniones con los vecinos del parque para explicarles en detalle sobre lo que vendrá.
Se han publicado muchas noticias sobre el nuevo Estadio Nacional; es tan bello y majestuoso que eriza la piel el solo pensar que dentro de un par de años, estará construido y será una realidad.
Edificarlo en La Sabana lo agrega a las instalaciones deportivas ya existentes en ese parque.
Gimnasio Nacional; el nuevo patinódromo que se construye; la piscina María del Milagro París, las canchas abiertas de fútbol; los pequeños diamantes para el béisbol y el softbol y en el fondo, el Estadio Nacional.
¡Sí!
El Estadio Nacional, en el mismo lugar donde estuvo desde 1921. ¿Por qué construirlo en otro lugar, si siempre estuvo ahí?
Los ex ministros de Cultura que se oponen a que se edifique en La Sabana, también son políticos y en sus funciones toparon con la burocracia.
¿Algún costarricense con sentido común, de verdad cree que se pueda construir un estadio de ese calibre en otro lugar? ¿Cuánto se va a durar solo en la compra del lote?
Y las protestas de los vecinos por ruido, ambiente, carros, entorno ecológico, salacuartazos y demás yerbas?
El gobierno de China dijo que ahí y ahí se hará.

[email protected]