Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 15 Julio, 2008

NOTA DE TANO


Los analistas de la última Eurocopa se dieron gusto alabando, aplaudiendo y escribiendo sobre el hermoso fútbol que puso en práctica la selección de España, campeona del evento.
La técnica del mediocampo español formado por Silva, Xavi, Villa, Cesc, Xavi Alonso y Capdevilla, respaldado por la fuerza de Sergio Ramos y Puyol y el equilibrio de Marco Senna, deslumbró a los comentaristas de todo el mundo que vieron crecer y desarrollar una nueva forma de jugar al fútbol, ordenada por el técnico Luis Aragonés y puesta en práctica por sus pequeños y talentosos jugadores.


Los analistas resumieron la cuestión en dos conceptos básicos del juego del fútbol.
Para ganar un partido hay que tener la pelota y lo va a perder el equipo que no la tenga.
Los españoles siempre tuvieron el balón; lo cuidaron, protegieron, se lo pasaron entre ellos, se lo devolvieron entre ellos en una sucesión de pases cortos que lógicamente desesperó a sus rivales. Suecos, rusos, italianos y alemanes en la final, fueron por el balón para ganar los partidos, pero los españoles no dejaron que lo tocaran.
Las grandes selecciones que mordieron el polvo ante los discípulos de Aragonés, se vieron impotentes, perdidas e inoperantes cuando sus futbolistas, a un par de metros de la bola, no la podían tocar. La tocaban los españoles y ellos, frustrados, solo veían.
Finalmente ganó la Eurocopa un equipo donde imperó lo técnico sobre lo físico, lo que transmite una lección de fútbol al mundo para que se reactiven y reaccionen los países donde ha imperado lo técnico, sobre lo físico y Costa Rica es uno de ellos.
El fútbol costarricense se ha distinguido por la técnica de sus futbolistas: el jugador costarricense se asemeja mucho más al argentino que al alemán, de manera que ahora que gana la Eurocopa un seleccionado rico por la técnica de sus jugadores, la lógica dicta que la lección debe ser asimilada, pero más que eso, aprovechada, por los entrenadores que trabajan con futbolistas mejor dotados técnica que físicamente y Rodrigo Kenton es uno de esos.
Cuando en el Hotel Irazú escuché sentado a mi lado a Oscar “Machillo” Ramírez, renegar del fútbol que precisamente a él lo hizo grande, y no tanto renegar, sino rechazarlo como estilo de juego de la Selección Nacional de Hernán Medford, “porque el fútbol en el mundo ahora ha cambiado y ya no existen los números diez”, me sentí abatido y apesadumbrado, porque creo que el fútbol nacional aún tiene suficientes números diez en su campeonato, solo que no son tomados en cuenta por los técnicos de turno en la tricolor.
Me encantó escuchar a Kenton decir que Costa Rica va a jugar como España; sabemos que no contamos con la calidad de sus mediocampistas, pero sí con la escuela y el estilo técnico que en épocas no muy lejanas, hicieron grande al fútbol nacional al menos en nuestra área.

[email protected]