Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 2 Julio, 2008

NOTA DE TANO


Diez mandamientos para Rodrigo Kenton.
1: Apasiónese por su nuevo trabajo; dedíquele todo su tiempo a la Selección Nacional; converse con los directores técnicos de todos los equipos, incluyendo a Orlando de León y Hernán Fernando Sosa para que lo actualicen sobre los nuevos valores del fútbol nacional a los que usted tiene casi dos años de no ver jugar.


2: No delegue responsabilidades. Sea jefe y líder de su grupo de trabajo; involúcrese mañana, tarde y noche con sus asesores y no desestime el consejo de gente adulta que lo puede ayudar y mucho.
Tómese un café con Marvin Rodríguez; hable con Iván Mraz; pídale consejos por teléfono a Bora; trate por todos los medios de fichar de nuevo a Germán Retana, un profesional valiosísimo que el fútbol costarricense no puede darse el lujo de marginar.
3: Recuerde que el fútbol nacional no son solo Saprissa y Alajuelense; refresque por favor ese seleccionado; deseche a futbolistas que ya lo ganaron todo y convoque a jugadores con hambre de conocimientos y de victorias.
4: Actúe, piense y sienta como un triunfador; camine como triunfador: hable como vencedor; maneje un ego positivo y aférrese con orgullo a sus credenciales.
5: Rompa los códigos de vestidor; al fútbol nacional le urge terminar con ese desastre de que tras el fracaso, la culpa es de los que no juegan. Si la Selección juega mal muchos partidos, solo hay dos responsables: o el técnico o los jugadores. O falló el profesor o sus alumnos no sirven y si no sirven, hágaselo saber públicamente.
6: Don Rodrigo, quítese y destierre los complejos de inferioridad. No sea usted su propio rival. No vea enemigos que lo persiguen donde no existen. Abrase con decisión a los cuestionamientos de la prensa: confróntela y convénzala de su verdad.
7: Cero racismo.
8: Sea inteligente desde el principio. Maneje con prudencia, cautela y tolerancia la relación con la prensa deportiva. Un entrenador astuto (Badú), lo primero que hace es ganarse a los periodistas para poder trabajar en un entorno placentero y de paz. Un técnico con “buena prensa”, tiene la mitad de su recorrido ganado.
9: Imite a Javier Aguirre. Hable con la verdad después de cada partido. Reconozca errores y si se pierde porque se jugó mal, acéptelo y dígalo. No busque justificaciones.
10: ¡Hágalo fácil!
Cumpla con su trabajo tranquilo; usted es hombre de Dios, de fe: meta al país futbolero en esa onda espiritual para que “su proceso” sea una fiesta y no una guerra, que al final de cuentas el fútbol es un juego y todos jugamos para divertirnos.
¡Bienvenido a bordo!
Le soy honesto; usted no es santo futbolero de mi devoción, pero desde esta trinchera me pongo a sus órdenes y le deseo la mejor de las suertes. Después de tantos meses sin verlo, lo esperamos con ilusión e iremos analizando honradamente su trabajo.

[email protected]