Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 13 Mayo, 2008

NOTA DE TANO


Regresé de Nueva York el pasado viernes, muy contento porque los Indios finalmente les ganaron la serie a los Yanquis, dado que ya no se enfrentan más en temporada regular. Jugaron cuatro partidos en Cleveland, dos triunfos para cada equipo y ahora en la ciudad que nunca duerme, la Tribu ganó los dos primeros y perdió el tercero, dejando pasar la oportunidad de barrer a los Mulos en su propio estadio, algo que no sucede desde 1989.
De manera que en temporada regular Cleveland le gana la serie a Nueva York 4-3 y ahora a esperar para saber si se vuelven a ver en los playofs de la Liga Americana. Las dos novenas cumplen con una temporada irregular, hasta el domingo los Yanquis estaban 19-19 y la Tribu 18-18, los dos con porcentaje de .500.
Este par de equipos son candidatos a pelear el “comodín” de la Liga Americana, dado que los analistas consideran que los campeones de división serían Medias Rojas (Este), Tigres (Central) y Angelinos (Oeste), aunque en este mes y medio de temporada, el Este lo encabeza Tampa, el Centro Mellizos y el Oeste, sí, Angeles.
Tuve la suerte con mi compañero de colegio Fabio Pérez Merino, en la noche del pasado miércoles, de ver en el segundo partido el duelo de invictos lanzadores, Wang de los Yanquis (6-0) y Lee de los Indios (5-0). Ganó el zurdito Lee con blanqueada 3-0, un juegazo: el primer partido lo ganó Cleveland 4-2 cuando el zurdo David De Lucci le dio palo de cuatro esquinas al nuevo astro del relevo yanqui, Joba Chamberlain en el octavo episodio, pero en el último juego de la serie, miré pasar cerca de mi nariz en una silla detrás de la primera base, tres jonrones, de Damon, Giambi y Cano, que le dieron finalmente la victoria al veterano Mike Mussina, cayó derrotado Paul Byrd y los bombarderos del Bronx evitaron la barrida.
De vuelta a casa empecé a ponerme al día con la información deportiva y la primera noticia agradable que leí fue el fichaje de Javier Delgado como director técnico de Puntarenas, lo que me parece un monumental acierto.
Fuimos muy críticos del trabajo de Javier en el Herediano y en su momento en cada ocasión del cuestionamiento exponíamos nuestros criterios, quizá errados, puede que ciertos.
Delgado dio algunos pasos en falso como entrenador de los florenses; exageró en demasía la ausencia de uno o un par de jugadores, como si su equipo fuera una máquina perfectamente engrasada y la ausencia de un tornillo la detuviera, cosa que no era verdad. También fue en exceso peleón con los árbitros; demasiados reclamos en los juegos, mucha protesta, exceso de justificaciones que desgastan los entornos.
Pero, en decenas de partidos fallaron los jugadores y no el entrenador y si no repasemos lo que le sucede al sucesor de Delgado, don Paulo, que solo un partido ha ganado de cuatro, lo que demuestra la irregularidad de la nómina. Sigo mañana.

[email protected]