Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 17 Abril, 2008

NOTA DE TANO


De los 12 equipos que juegan el campeonato mayor de fútbol y a solo dos jornadas para que concluya la primera fase, solo Carmelita no tiene vela en el entierro. Es el único club que no se juega nada en las dos fechas finales. Los otros 11 están metidos en algo: primer lugar general, clasificación a la segunda fase y descenso.
¿Este detalle aritmético serviría para afirmar que el campeonato en Costa Rica es atractivo, beneficioso en lo económico para los clubes e interesante?
No tenemos la respuesta.
Cualquier torneo de cualquier disciplina deportiva en cualquier lugar del mundo, que a punto de agonizar presente las características de nuestro campeonato, tendría que calificarse de interesante y atractivo.
¿Valdrá la pena jugarlo igual?
La respuesta la tienen los representantes de los clubes; sus asambleístas, pues ellos son los que saben cómo están las arcas de sus equipos, que por cierto, están recibiendo algunas por estos días, dinero extra porque los fanáticos y seguidores de los clubes involucrados en el descenso; Liberia, Cartaginés y Santos decidieron treparse a los autobuses, coparlos y acompañar a sus futbolistas en el drama de cada partido.
Lástima la Universidad que ha sobrevivido a la batalla del descenso prácticamente entre familia. Sus miles de egresados la acompañan sentimentalmente, pero no físicamente, hecho lamentable, sobre todo por el exitoso desempeño de los celestes en esta etapa tan dramática del campeonato, donde se la han jugado solitos.
Liberia desde que fue inyectada su nómina con jugadores de primer nivel y se inició el proceso con Mario Sotela, ha contado con el apoyo de sus seguidores en todos los estadios del país. No es de ahora que los seguidores liberianos acompañan al equipo en los partidos. Lo hacen desde que se llama Liberia Mía.
La sufrida y fiel afición brumosa ha dicho presente y ha llenado el Fello Meza en estos últimos partidos en que el equipo ha sido casa. Ella ha empujado a los jugadores a victorias decisivas, vitales en partidos claves.
Los fanáticos del Santos despertaron algo tarde, pero despertaron. El domingo pasado llenaron el Santa Teresita de Aserrí y para el partido contra Cartaginés en Guápiles, estará la ciudad completa.
Entonces se juega con mucho público, hay pasión y exceso de adrenalina en cada jornada; no hay nada resuelto salvo que Carmelita ni clasifica, ni desciende, de manera que así, a priori, no hay más remedio que señalar que eventualmente, es exitosa esta manera de jugar nuestro campeonato.
¿Verdadero o falso?
La mejor forma de saberlo es que las tesorerías de los 12 clubes abran sus arcas y nos cuenten a los costarricenses cómo está la cosa y cuánto hay de billete en sus gavetas.
Por ahora, parece que nuestro campeonato de papel, ha adquirido fuerza. Estos días así lo sentencian.

[email protected]