Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 12 Abril, 2008

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]

El fútbol de Costa Rica tiene que sentirse orgulloso de lo que hace el Deportivo Saprissa; durante muchos años nos pasamos criticando los resultados negativos que cosechan en serie los equipos patrios, incluyendo a la Selección Nacional y personalmente, para no involucrar a otros, en este espacio hemos comentado mil veces de la superioridad del fútbol mexicano sobre el tico y alabamos la practicidad del balompié estadounidense, capaz de pasarle por encima sobre todo a la Selección Nacional, a base de unas cuatro o cinco jugadas de pizarra practicadas de antemano.
Si hemos tenido paciencia franciscana para criticar y cuestionar la baja calidad de nuestros equipos y futbolistas, es obligación, cuando se presentan las vacas gordas, que tampoco son las del Cow Parade, resaltar el suceso.


Saprissa les pasó por encima a los campeones del fútbol de México y de Estados Unidos y lo hizo, aplastándolos 3-0 en el estadio morado, exhibiendo una superioridad manifiesta; vocación ofensiva arrolladora y varios goles de mucha categoría.
Eso fue lo que más nos gustó del Saprissa.
¡Su superioridad!
Su presentación más floja fue en México en el juego de ida ante el Atlante y como no jugó bien, perdió. Luego en casa liquidó la serie, ayudado por un par de autogoles que se produjeron no por suerte del Saprissa, sino, como lo repitió ante el Dynamo, por tejer muy buenos avances en ofensiva que dentro del drama de la acción, obligó a los defensores de los Potros a meter la bola en propio marco.
En la serie contra el monarca de Estados Unidos, el tetracampeón nacional fue más convincente; sostuvo un empate ordenado en Houston y se dispuso a dilucidar el asunto en casa, lo que logró con soltura impresionante.
Muy bien el Saprissa; excelente el trabajo de su cuerpo técnico; hay que alabarle a Jeaustin Campos esa determinación que tiene para alinear a jugadores no tan protagonistas como los que deja sentados. Un ejemplo de esto el miércoles fue la titularidad de Michael Barrantes y la suplencia de José Luis López; la titularidad de Jairo Arrieta que nace de la lesión de Alejandro Alpízar, pero que también se origina en la confianza del entrenador en todo el equipo, porque también Jeaustin pudo formar un binomio de ataque con Ronald Gómez y Armando Alonso y dejar a Jairo sentado.
Saprissa luce sobrado en el campeonato nacional; es el único equipo de los grandes que alinea a jugadores jóvenes a cada rato, sin importar la relevancia del juego o del rival y ahora, exporta sus galas a nivel internacional, con un 6-0 inapelable, 3 y 3 pepinos, a cada uno de los campeones del fútbol mexicano y estadounidense.
Esto hay que resaltarlo, aplaudirlo, alabarlo, para que también sirva como corriente positiva hacia los cables de la Selección Nacional.

[email protected]