Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 20 Marzo, 2008

Nota de Tano

El 2-1 favorable al Atlante de México es un resultado ajustado que el Saprissa perfectamente puede revertir esta noche. Basta con repasar las actuaciones del equipo tricampeón en los diez o 12 últimos partidos de nuestro campeonato.
Hemos venido analizando la facilidad con que el Saprissa liquida sus encuentros domésticos; habitualmente anota uno o dos goles y luego mete los partidos en el refrigerador para medir desde ahí la temperatura del contrincante.
Si el rival se les pone espeso, los discípulos de Jeaustin Campos abren la puerta del congelador y se vuelven a introducir en la faena del encuentro, donde ha sido norma que igual de fácil hallan los portillos para un nuevo gol que resuelve a su favor el cotejo.
Los 11 equipos que bregan con los morados en nuestro campeonato han sufrido esta amarga experiencia. A unos pocos los han derrotado de otra forma; digamos que con el Herediano han sido más contundentes pues le hacen un par de goles temprano y ahí termina la cosa. Con la Liga en los clásicos, las victorias moradas han sido traumáticas para el rival, porque el gol que define el encuentro en ocasiones cae tan tarde que no da margen de respuesta.
Pero la tónica ha sido que el Saprissa anota, congela, mide y reacciona de acuerdo con la oposición del enemigo.
Entonces… ¿por qué no hacer lo mismo esta noche contra Los Potros?
Solo se necesita un gol morado para que la serie se ponga 2-2; Jeaustin Campos lo desea temprano para tranquilizar a sus jugadores y que estos no caigan en la presión de que camina el reloj y la serie sigue siendo mexicana.
Pero es peligroso que los futbolistas locales caigan en la misma ansiedad que tan caro les costó a sus colegas manudos en el último clásico y que analizamos en nuestra Nota del martes. Mejor que apurarse y precipitarse para anotar en el primer cuarto de hora de partido, que es lo que busca Jeaustin, darle calma y pausa al equipo y tratar de buscar ese gol que empata la serie durante todos los primeros 45 minutos. Si llega temprano mejor, pero si no llega, tampoco angustiarse.
Hay que tener cuidado y respeto con el rival; el Atlante es campeón de torneo corto en México y aunque vive horas bajas, el volar a nivel de avión fumigador le alcanzó para derrotar al Saprissa en la ida. En estas series cortas el mínimo descuido deja eliminado al favorito.
Para este juego de vuelta, el Saprissa es favorito, pero alguna indecisión o un mal movimiento táctico puede darles a Los Potros un gol que es lo que necesitan para liquidar la serie. Un 3-1 a favor de los mexicanos pone al Saprissa en estado de nocaut, de manera que se debe manejar la ansiedad y no irse al ataque con la espalda descubierta. El juego de hoy es clave; es virtual antesala del mundial de clubes. Hay mucho en juego. Entonces, que prive la cautela del anfitrión.

[email protected]