Logo La República

Domingo, 18 de agosto de 2019



COLUMNISTAS


¿Nos dicen la verdad sobre el Puerto de Limón?

| Jueves 04 junio, 2009



¿Nos dicen la verdad sobre el Puerto de Limón?


Mucho se ha dicho sobre el Puerto de Limón, pero la que más ha calado es aquella de la que un grupo de sindicalistas vagabundos, llenos de privilegios y violentos, maneja el Puerto a su antojo y ni el Gobierno puede controlar la situación.
El Gobierno, con sus actos, ha reconocido lo dicho anteriormente pero además ha demostrado la incapacidad más absoluta de dialogar y negociar, recurriendo a acciones que rayan en el terrorismo de estado al aplicar a las “negociaciones” un concepto dictatorial de que se hace como decimos (el Gobierno) o se hace como decimos.
La compra de trabajadores para que desaparezcan del panorama y no estorben en las negociaciones de la concesión, se ha hecho de la manera más burda, irrespetuosa e imprudente, ofreciendo dineros del Estado costarricense como si fueran “fondos del difunto” que únicamente servirán para aumentar y promover la corrupción, tanto de los trabajadores del muelle de Limón, como de los funcionarios públicos que se han arrogado la potestad de administrar estos fondos de manera tan libertina.
La inteligencia, la razón y el sentido común están ausentes de estas acciones gubernamentales y será la causa, a corto plazo, de desórdenes que, como siempre, afectarán negativamente al comercio exterior.
Para sorpresa nuestra, el gran causante y director de estos desórdenes es el Gobierno de la República por la poca prudencia que ha demostrado en estas negociaciones y porque pareciera querer un enfrentamiento a como haya lugar con los trabajadores, usuarios e interesados en la buena operación del Puerto de Limón.
Las características particulares del Puerto de Limón no han sido tomadas en cuenta y se nos ha hecho creer que es un Puerto más dentro del conglomerado latinoamericano, ocultándonos que Limón es “EL PUERTO”, con lo que se quiere decir que Costa Rica no tiene alternativa en el Caribe y por ser un puerto de importación-exportación, con un país cautivo, no le queda más que usar a Limón como puerto en el Caribe, sin alternativa alguna a través de ningún vecino.
El monopolio, como ocurrió antaño, será la muerte competitiva del país como se lo pueden demostrar cualesquiera funcionarios serios que estudien el tema y que verdaderamente quieran ayudar a Costa Rica.
Al no tener nuestro país ninguna otra salida, el monopolio está en posición de agarrar al país de donde le dé la gana y apretarlo y dominarlo como le venga mejor.
La ignorancia, la prepotencia y la falta de conocimiento del tema hacen que la solución propuesta por el Gobierno sea una puñalada por la espalda al comercio internacional y a las industrias que manejen materia prima por el puerto de Limón.
Si aplicamos el sistema de reducción al absurdo y nos imaginamos a Costa Rica sin Puerto Limón, nos daremos cuenta con claridad de lo que estamos entregando, a un monopolio privado y extranjero, pudiendo tener tres o cuatro operadores exitosos, capaces de mantenerse en base a la cantidad de toneladas y contenedores que se manejan por Puerto Limón.
Este proyecto es un proyecto sin magnitud, sin dirección y sin sentido, propio de mentes que viven en un mundo virtual y en un país que no es Costa Rica, que quieren hacer un negocio a corto plazo, a como haya lugar y dejar al país comprometido por muchos años.
Todo lo anterior explica el manejo tan absurdo que se ha hecho en este asunto de Limón, pero también nos hace entender que la crisis del Puerto será por muchos más años de los que teníamos previstos.
O el Gobierno rectifica o se pasea en el país

Ex Presidente ejecutivo de JAPDEVA