Nokia compra Alcatel y fusiona a Nokia Corporation
Enviar

Nokia compra Alcatel y fusiona a Nokia Corporation


La compañía tecnológica finlandesa Nokia ha dado un paso de gigante en sus aspiraciones de liderar el mercado mundial de las redes de telefonía móvil con la adquisición de su rival francesa Alcatel-Lucent, en una operación que está valorada en 15.600 millones de euros.
Esta transacción, la mayor del sector de las telecomunicaciones en más de una década, se realizará mediante una oferta pública de canje de acciones entre ambas compañías, de modo que los accionistas de Alcatel-Lucent recibirán 0,55 acciones de la nueva empresa por cada título de la antigua.
La nueva compañía se llamará Nokia Corporation, tendrá su sede en Finlandia y será el segundo mayor fabricante mundial de redes de telefonía móvil en términos de cuota de mercado, por detrás tan solo de la sueca Ericsson.
"Juntos, Alcatel-Lucent y Nokia tienen la intención de liderar la próxima generación de tecnologías y servicios de redes", afirmó Rajeev Suri, consejero delegado de Nokia.
De esta forma, Nokia se quedará con el 66,5% del grupo resultante y Alcatel con el 33,5% restante, y crearán un gigante con cerca de 114 mil empleados y unos 26.000 millones de euros de facturación.
La oferta representa una prima del 34% con respecto al valor medio de las acciones durante los últimos tres meses de Alcatel-Lucent, empresa que en 2014 tuvo una pérdida neta de 118 millones de euros.
Cuando concluya la operación, que aún debe recibir las autorizaciones correspondientes, Nokia tendrá una cuota del 35% en el mercado de redes inalámbricas, frente al 40% de Ericsson y el 20% de la tercera en discordia, la china Huawei, según la empresa de análisis de mercados Bernstein Research,
En cambio, si mantiene su actual nivel de ventas superará al fabricante sueco en términos de facturación, ya que las ventas totales de Ericsson en 2014 ascendieron a 24.407 millones de euros, un 6,5% menos que Nokia y Alcatel unidos.
Nokia calcula que la adquisición de Alcatel, pese a encontrarse en una mala situación financiera, será muy positiva porque ampliará en un 50% su actual negocio de redes y servicios de telecomunicaciones.
Una vez finalizada la fusión, previsiblemente en la primera mitad de 2016, la nueva compañía tiene intención de reducir sus costes operativos anuales en 900 millones de euros en tres años, lo que probablemente supondrá un recorte de su plantilla actual en aquellas tareas donde hay duplicidades.
El objetivo de la nueva Nokia es liderar el desarrollo de las futuras tecnologías de la comunicación, entre ellas las relativas a la telefonía de quinta generación (5G), el acceso móvil a internet y los servicios en la nube.

EFE

Ver comentarios