Enviar

Las familias costarricenses necesitan los parques para tener mejor calidad de vida, recuperar la convivencia y motivar a los niños y jóvenes hacia actividades sanas

No eliminemos parques


Las familias que integran casi 1 millón de costarricenses se quedarán sin un parque donde respirar aire puro y disfrutar con sus niños, para que cerca de 200 funcionarios puedan estrenar muebles y otros elementos.
El dinero que se había destinado en el gobierno anterior a la creación de los parques La Libertad y del Bicentenario, recursos provenientes de fondos donados por China, han sido desviados por la presidenta Laura Chinchilla para comprar enseres para los funcionarios de las 33 federaciones deportivas que albergará el nuevo Estadio Nacional, así como los 150 empleados del Instituto Costarricense del Deporte, más los 30 colaboradores del Ministerio del Deporte.
También se comprará con ese dinero lo necesario para las 47 habitaciones que tiene el hotel de ese Estadio y se construirán las boleterías.
Difícil realmente de comprender que se tome la decisión de dar prioridad a esto último cuando la población vive en medio de un caos urbano y una inseguridad que ya no le permite tener calidad de vida.
No se le deben quitar recursos económicos a iniciativas que buscan dotar de espacios al aire libre a las familias que no tienen donde recrearse y caminar, como son los proyectos de los parques antes mencionados.
Una parte de los dineros donados por el Gobierno de China que suman $11 millones, sería utilizada para crear esos dos parques, que eran esperados con gran entusiasmo por habitantes del Area Metropolitana que ven reducidas cada vez más sus posibilidades de sano esparcimiento.
Estos espacios contarían con canchas deportivas, ciclovías, lagos, teleféricos, canopy y un ecomuseo además de una sede del Instituto Nacional de Aprendizaje, en el caso del parque del Bicentenario.
El parque de La Libertad tendría, además de las zonas verdes, espacios para el arte, el entretenimiento y la economía.
Sin duda, lo que necesitan las familias costarricenses para tener una mejor calidad de vida, recuperar la convivencia y motivar a los niños y jóvenes hacia actividades sanas.
Nuestro país ha perdido en gran medida el valioso recurso de los parques, en las comunidades, donde las personas podían compartir, pasear a los niños, ejercitarse y recrearse. Esto es algo que debería estarse recuperando, rescatando en algunos casos de las manos de antisociales que han convertido algunos de estos sitios en lugares peligrosos.
En lugar de esto, contradictoriamente, lo que vemos es que recursos existentes para esos fines se desvían para comprar menaje para el nuevo Estadio Nacional.
Ver comentarios