“No creo en los paquetes fiscales”
Orden y transparencia fiscal, así como el tema de limitar el gasto son las principales ideas del candidato Rodolfo Piza, quien está claro en que no quiere pelear paquetes fiscales. Gerson Vargas/La República
Enviar

Rodolfo Piza, candidato Partido Unidad Social Cristiana

“No creo en los paquetes fiscales”

Ir punto por punto en que hay consenso y contener el gasto será el modelo a seguir del aspirante

Mañana Luis Guillermo Solís Acción Ciudadana

Claro en que se deben realizar cambios en el sistema tributario nacional para bajar la problemática del déficit fiscal es la tónica que presenta Rodolfo Piza en cuanto a sus ideas en temas tributarios.
Principalmente contener el gasto del Gobierno central es su idea, algo que en los últimos ocho años no se hizo, el cual indica se ha venido acrecentando incluso cuando se conoce el mandato constitucional de tener sanas las finanzas del Estado y se sigue pateado la bola esperando que otros actúen.
No cree en paquetes fiscales, piensa que las luchas en los cambios tienen que irse consensuando entre todos y llegar a acuerdos para la solidez y eficacia de las reformas; piensa que el éxito está en esos pequeños pasos, y en demostrarle a la ciudadanía que sí se puede crear infraestructura, orden financiero público y nuevos ingresos con lo que se tiene.

¿Cuál es su posición respecto a una reforma fiscal?
No creo en los paquetes fiscales, creo que el país necesita discutir proyectos de orden tributario uno por uno y de acuerdo con las condiciones del país, algunos impuestos me parece que deben quedar fuera de la mesa, en particular no creo que deban existir impuestos sobre canasta básica y que es inconveniente cualquier otro sobre los servicios de educación y salud.
Otros temas como el de impuesto de ventas, con la simplicidad que tiene y las ventajas que esto da, o el impuesto al valor agregado con las ventajas que tiene para el control pero con pérdida de la simplicidad.
Sin embargo, que cualquier decisión o discusión sobre tema fiscal debe iniciar por el tema del gasto. El Gobierno no ha hecho su tarea y por tanto tiene poca calidad para proponer cómo se deben dar las soluciones. No contuvo el gasto ordinario, limitó el gasto de inversión y con un déficit fiscal descomunal en varios años seguidos, como no lo tenía este país en los últimos 30 años.
Incluso, argumenta un presupuesto para el próximo año que sigue creciendo, el país con justa razón no ve con buenos ojos, que se le planteen tributos cuando no ve un esfuerzo verdadero de contención del gasto del sector público.

Respecto al Plan de Consolidación Fiscal —presentado por el ministro Ayales la semana pasada— ¿si resultara electo presidente tomará en cuenta dichas propuestas con la celeridad debida?
El diálogo en temas fiscales siempre es necesario, lo que pasa es que es necesario a partir de descubrir cuáles son las preocupaciones y alternativas que ofrece la ciudadanía, y no de una propuesta del Gobierno inconsulta a la que llama a un diálogo, sin antes citar a los candidatos, a los partidos para conocer sus puntos de vista.
Lo paradójico es que al único que le pregunta es al candidato del Gobierno, por ahí ya el diálogo tiene muchas limitaciones, ya se ve muy sesgado.
Nosotros estamos dispuestos a dialogar y a conversar punto por punto, pero no vamos con un proyecto de paquete integral, sino de punto por punto, proyecto por proyecto.
Si hubiera decisiones que se puedan consensuar entre los sectores y la sociedad, partidos y organizaciones, podemos avanzar, pero repito, uno a uno, no con un paquete.

Es usted nombrado como encargado de llevar adelante un cambio en la cultura tributaria de los costarricenses. ¿Cuál sería su tónica, los pasos a seguir?

El primer paso para una cultura tributaria mayor de convencimiento es demostrar desde el Gobierno que los fondos públicos se manejan mejor, mientras exista duda en el manejo de los fondos públicos, difícilmente usted va a lograr hacer una política o cultura tributaria.
La gente con justa razón dice, “yo soy solidario, cumplo los impuestos, pero cómo se gastan”, es una doble vía. Cuando esté en la presidencia, me tocará impulsar una verdadera cultura basada en responsabilidad por ambas partes, Gobierno y ciudadanos.
Queremos impulsar una contención del crecimiento del gasto, particularmente el ordinario, yo no creo en las políticas de shock no creo que en los primeros meses resolver todo el problema fiscal que se ha venido acumulando. La meta es buscar el equilibrio fiscal año a año, bajando el déficit, al mismo tiempo que vamos a mejorar la recaudación, bajar el gasto, incrementar el ingreso, e impulsando la inversión pública.

En la idea de Ayales, hay cuatro ejes medulares que integran todo el aparato tributario nacional 1. Gasto. 2. Ingreso 3. Orden, transparencia, fiscalización, seguridad jurídica y educación —llamado Gobernanza Fiscal— 4. Financiamiento. Dé un orden de prioridades para usted.

El primero es el orden, transparencia y fiscalización, el segundo el tema del gasto, seguido de los ingresos y por último el financiamiento. El esquema se debe revisar, eso no significa que este sea un orden cronológico porque debemos buscar acciones al mismo tiempo de todos ellos, ir discutiendo proyectos concretos de orden fiscal.
Los acuerdos políticos para temas de equilibrio fiscal serán un eje medular, acuerdos sociales y económicos con los sectores, porque si no, no es viable ningún tipo de reforma. Creo que la negociación es importante, sabemos que es importante escuchar a todos los sectores.
En este momento decirle al pueblo que se le va a meter más impuestos sin ver los que ya existe es difícil de crear consenso, menos si hablamos de impuestos en canasta básica, educación o salud, que para nosotros eso es un tema que jamás trataremos de impulsar, ya que es contradictorio a la justicia social.


Fabio Parreaguirre
[email protected]
@fabiopLR



Ver comentarios